El proyecto de Economía del Conocimiento obtuvo dictamen de mayoría en Diputados

6 de octubre, 2020

Esta tarde el oficialismo de la Cámara de Diputados emitió dictamen de mayoría sobre el proyecto de Economía del Conocimiento, que recibió la aprobación del Senado el viernes pasado y que mañana podría convertirse en ley en un plenario del cuerpo.

El proyecto original fue aprobado por Diputados en junio pasado y luego modificado por el Senado el viernes, por lo que regresó a la Cámara baja para su sanción definitiva con las modificaciones introducidas al texto.

El Frente de Todos consiguió el dictamen que avala los cambios hechos en el Senado con el respaldo de los interbloques Unidad Federal para el Desarrollo y el Interbloque Federal, este último con disidencias.

La iniciativa establece un régimen de promoción desde el 1 de enero de este año hasta el 31 de diciembre de 2029, que incluye beneficios fiscales e impositivos para pequeñas, medianas y grandes empresas donde el 70% de la facturación esté vinculada a las actividades promovidas.

La principal diferencia entre el texto aprobado por Diputados y el que finalmente tuvo luz verde en el Senado radica fundamentalmente en el escalonamiento de los beneficios a las empresas según su volumen, ya sean grandes, medianas o pequeñas.

Juntos por el Cambio, que en junio había acompañado la sanción de Diputados, se mostró disconforme con los cambios realizados en la Cámara Alta y anticipó su rechazo al dictamen de mayoría y su consecuente votación en contra en la sesión de mañana.

Originalmente, la Ley de Economía del Conocimiento había sido aprobada por el Congreso durante el Gobierno de Mauricio Macri. Pero, la administración de Alberto Fernández suspendió en diciembre su aplicación hasta mandar una nueva iniciativa al parlamento.

 

Debate

Durante el debate de esta jornada, el presidente de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller (Frente de Todos) señaló: “Cuando se trató este proyecto en Diputados no intervine, porque la ley como venía no me terminaba de dejar satisfecho porque no diferenciaba empresas grandes de empresas chicas”.

“Los cambios que incorpora el Senado vienen en la dirección de lo que a mí me dejaba insatisfecho, porque en el proyecto de Diputados había algo, pero era insuficiente y ahora se contemplan los beneficios a través de un escalonamiento por el tamaño de las empresas“, remarcó Heller.

 

 

En tanto, Claudia Bernazza, también oficialista, calificó a los cambios realizados por la Cámara Alta de “absoluta sensatez ya que benefician al federalismo” y elogió que contemple “algunos cortafuegos para evitar que esta ley permita otro tipo de negocios a través de los beneficios que pretende dar”.

Por el lado de Juntos por el Cambio, la radical Karina Banfi dijo que el bloque opositor no puede acompañar este dictamen “por la incoherencia en la cual se apoya toda la política productiva de este Gobierno”.

“Nosotros nos sentamos en mayo con el ministro Kulfas, que nos convocó a la oposición para llegar a un acuerdo en aquel proyecto que había presentado el Gobierno. Así se consiguió por unanimidad la media sanción de Diputados. Ahora nos encontramos con que tenemos que revisar y acompañar estas cuestiones que no benefician a un mercado exportador“.

A su turno, el mendocino José Ramón, del interbloque Unidad para el Desarrollo, apoyó el proyecto al señalar que “es una postura más política que técnica” ya que “el Senado corrigió una inequidad muy grande y hay que celebrarlo”. “Estamos de acuerdo con que esa falta de igualdades no se profundicen. No nos tenemos que asustar porque haya una ley que dé beneficios en forma escalonada“, enfatizó.

Desde el interbloque Federal, el socialista Luis Contigiani, dijo estar de acuerdo con algunos de los cambios hechos por el Senado y en contra de otros: “Intentemos cerrar una idea desde la política democrática para este sector de la economía que es el presente y el futuro del país“.

“No hay grandes intereses entre el bien y el mal. A las empresas chicas hay que hacerlas grandes y a las grandes hay que convertirlas en multinacionales argentinas“, completó.

El proyecto de ley promueve la industria del software, la producción audiovisual en formato digital, la biotecnología, bioinformática e ingeniería genética, nanotecnología y nanociencia, industria aeroespacial y satelital, e ingeniería para la industria nuclear, entre otros rubros.

Dejá un comentario