Con costo, los dólares bajaron poco y el riesgo subió

27 de octubre, 2020

Guzmán CCL

Por Luis Varela

Sin modificar ni un milímetro su estrategia económica, Alberto Fernández escuchó definiciones de la vicepresidenta Cristina Kirchner que lo descolocaron: dijo que la situación de la economía “es agobiante” y habló de “funcionarios que no funcionan”.

Esto ocurrió en un día muy difícil para la economía, tanto por las señales de los mercados externos, pero sobre todo por un momento crucial en la plaza financiera interna, ya que el ministro Guzmán salió a lanzar toda su batería de herramientas para frenar una corrida cambiaria que viene mostrando los dientes desde hace cien días.

Y, tal como sucedió el viernes pasado, Guzmán logró aplacar la huida del peso. Con una importante intervención del Gobierno, quemando bonos y reservas del BCRA y de la Anses, el ministro de Economía logró que tanto el dólar blue como el contado con liquidación bajaran apenas, pero el dólar MEP siguió subiendo y los dólares oficiales mantuvieron su ritmo de microdevaluación diaria o crawling peg.

Esto se dio junto con un verdadero lunes negro en Wall Street y en las bolsas europeas, ya que el rebrote del Covid-19 está complicando los pronósticos de reactivación económica. Y, además, la cercanía de la elección presidencial de Estados Unidos (falta apenas una semana) pone mucha inquietud ya que una vez elegido el que se quede con la Casa Blanca (Biden parece tener más posibilidades que Trump) deberá empezar a hacer algún tipo de ajuste por la gigantesca liberación de dólares.

Sin embargo ayer, con muchas dudas por la pandemia, en el exterior el dólar subió 0,5% contra el euro, 0,2% contra el mexicano, 0,1% contra el real, el yen y la libra, y bajó 0,1% en Chile. Mientras que en Argentina el dólar turista subió 9 centavos hasta $138,44, el oficial subió 5 centavos hasta $83,90, el blue cayó $5, hasta $190 pesos y el mayorista subió 13 centavos hasta $78,26. El Banco Central perdió US$ 239 millones de las reservas y ahora le quedan US$ 40.260 millones. El dólar MEP subió $2,04 hasta $157,21. El contado con liquidación cayó $6,52 hasta $165,11. Y con eso la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 126% y la del CCL y el mayorista de 111%. Y, además, medidos en pesos, el euro bajó 34 centavos hasta 92,35, la libra bajó 10 centavos hasta 101,82 y el real bajó 1 centavo hasta 13,90.

El ministro Guzmán pudo frenar la violenta suba de los dólares libres, pero el costo fue enorme. De los US$ 239 millones que se perdieron ayer, la autoridad monetaria usó US$ 60 millones para frenar a los dólares, unos US$ 100 millones se fueron de parte de inversores locales que retiraron sus fondos de los bancos por temor a un corralito y el resto del desequilibrio obedeció a la debilidad esencialmente del yuan, por la ola de posiciones internacionales tomando dólares.

Pero el tema no acabó allí. Guzmán, para sostener su estrategia, volvió a guiar a toda la estructura económica para que se vendan bonos que prometen pagar a futuro tasas del 16% anual, por lo que está hipotecando los pagos que deberán realizarse a partir de 2025, todo para mantener una política, sin variar ni un centímetro en su rumbo.

Con eso, los títulos públicos volvieron a bajar ayer, aunque con un descenso algo más moderado que las bruscas caídas de las ruedas anteriores. Pero el riesgo país siguió en aumento: subió 21 unidades hasta 1.446 puntos básicos, por lo que crece 37% desde que el propio Guzmán realizó los canjes de deuda ley NY y ley Argentina.

Y esto no es todo: el ministro prepara para hoy el lanzamiento de un verdadero festival de bonos, ya que colocará vía distintas licitaciones papeles atados al CER, a la tasa Badlar, a descuento y a dollar linked, por lo que se considera será deuda nueva por un equivalente a US$ 1.000 millones. Con lo cual Fernández está siguiendo el camino del que acusó a Macri: hay gran fuga de capitales y un endeudamiento que no frena. Y, de manera muy incierta, si Guzmán no logra reunir un buen número de ofertantes, es posible que su posición en el Ministerio de Economía se ponga en riesgo.

Con esta situación, los centros mayoristas les están enviando a los supermercados listas de precios con fuertes aumentos, y como son rechazadas empiezan a haber entregas cuotificadas, lo cual anticipa grandes chances de desabastecimiento en los centros de compras. De ahí que el Presidente convocara ayer a Olivos al empresario Alfredo Coto, para conocer de cerca todo el problema. La inflación arremete, y las tasas siguen clavadas en el mismo lugar: 36% para las Leliq y 34% para los plazos fijos.

Obviamente, con todo este cuadro, diferentes observadores salen a dar advertencias. Una encuesta de la Universidad de San Andrés indicó que se está profundizando la caída de la imagen de Alberto Fernández. Y el economista Bernardo kosacoff, de la UBA destacó que “por desconfianza, el nivel de inversión es tan bajo que no alcanza ni para cubrir la amortización de los bienes de capital. Hace más de una década que no logramos crear empleo privado. Encima tenemos un Gobierno que emite medidas contradictorias, sin que se pueda ver un sendero de mediano plazo. Incluso el ministro Guzmán tiene contradicciones, dice que hay que manejar el tema fiscal, pero no lo puede plantear porque políticamente no es correcto. Así, millones de personas tienen incertidumbre, y si se cree que vamos a un apocalipsis el dólar está barato, aunque si se mira lo estructural está caro”.

Un economista con una posición claramente más liberal como Agustín Monteverde remarcó otras cuestiones: “Ni un funcionario habla en contra de la toma de tierras; vivimos en una agitación que desintegra la inversión. Venimos de diez años de glaciación económica, por baja de productividad por impuestos abusivos y una ley laboral que destruye a empresas y familias. El Banco Central está usando dólares que no debería tocar, está bajo cero. Y la idea que tienen para defenderse es seguir entregando soberanía a China”.

Frente a eso, mientras la Bolsa de Nueva York sufrió una dura caída promedio del 2%, esta vez con el Dow como el índice más castigado, y con la Bolsa de Frankfurt desplomándose 3,7%. Con San Pablo apenas 0,2% abajo y México 1,2% en descenso, la Bolsa de Buenos Aires tuvo ayer un día también muy complicado.

Con 1.388 millones de pesos operados, el índice Merval se desplomó 5,6%, con algunos papeles muy castigados, con caídas de hasta el 9%. Y en Nueva York, hubo un par de ADR argentinos que se salvaron (Pampa Energía y Edenor), pero Globant, Ternium, Telecom, Francés y Tenaris tuvieron caídas de hasta el 5%.

Evidentemente, el horno no está para bollos. Las dudas por el Covid y la incertidumbre por la elección de EE.UU. tiene a las commodities a mal traer. Aer hubo una fuerte caída de casi 3% para el petróleo. Los metales preciosos y básicos estuvieron entre mixtos y débiles. Las criptomonedas pasaron el día con alguna suba. En Chicago los granos no suben demasiado ahora. Pero en Rosario los precios volaron: el campo está entrando en rebelión por la toma de tierras, los granos no aparecen y el precio de los cereales sube al nivel más alto de los últimos siete años.

Dejá un comentario