El coronavirus golpea la Casa Blanca: ¿Cuál es el estado real de salud de Trump?

4 de octubre, 2020

trump hospital

Desde que en la madrugada del viernes el presidente de Estados Unidos Donald Trump tuiteó que tanto él como la Primera Dama habían dado positivo por el coronavirus, se inició un torbellino de versiones encontradas que se acrecentaban a medida que seguía el silencio de la Casa Blanca.

Ese mismo día, por la tarde, Trump fue llevado en el avión Marine One al hospital militar Walter Reed. Ahora, se sabe, numerosos miembros del Partido Republicano y el personal de campaña del presidente también dieron positivo por el virus.

Este es un punto de inflexión, no solo para las próximas elecciones, sino para el proceso de confirmación de la Corte Suprema, y ​​para el futuro de EE.UU.

El viernes por la noche, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dijo que los niveles de oxígeno del presidente causaron cierta preocupación, después de que le diagnosticaran Covid-19.

“Estuvimos muy preocupados por eso. Tenía fiebre y su nivel de oxígeno en sangre había bajado rápidamente ”, dijo a Fox News el sábado por la noche.

Luego de la conferencia de los médicos frente a Walter Reed hubo más confusión sobre su condición actual. El cuadro pintado por el médico de la Casa Blanca, el comandante de la Armada Dr. Sean Conley, fue optimista: Trump estaba de buen humor; había estado libre de fiebre durante 24 horas y quería irse de Walter Reed.

Las preguntas y respuestas no generaron confianza. El médico de Trump fue repetidamente evasivo sobre la cuestión de si había recibido oxígeno suplementario. Pero el panorama seguía siendo optimista.

Luego, minutos después de la rueda de prensa de los médicos, sucedió algo extraordinario que cristalizó la brecha de credibilidad de esta Casa Blanca, y se burló de cualquier periodista que intente cubrir responsablemente la condición de salud del presidente.

El reportero de la Casa Blanca de turno, que viajaba con Trump y entregaba despachos oficiales a los periodistas en numerosos medios, envió este comunicado, citando a “una fuente familiarizada con la salud del presidente”:

“Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su cuidado. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación completa”.

Ese fue un retrato mucho más preocupante. La fuente, identificada por AP , era el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows.

En resumen, varias fuentes de la Casa Blanca y de la campaña se han comunicado desde la declaración de Meadows y dijeron que están completamente perplejos sobre lo que está sucediendo.

Tanto ellos, como los periodistas que cubren el día a día en Washington, tienen poca confianza en lo que se les dice.

Dejá un comentario