En noviembre, China decide si instalará 25 granjas porcinas en Argentina

20 de octubre, 2020

MEGAGRANJAS PORCINAS DE CHINA EN ARGENTINA

Si no hay contratiempos, Felipe Solá viajará a Shanghai el mes que viene.  Irá, junto a una delegación empresarial, a la feria China International Import Exposition (CIIE2020). Noviembre también es el mes que acordaron Buenos Aires y Beijing para decidir si avanzar (o no) con el Memorandum de Entendimiento (MOU) para instalar las megagranjas porcinas en Argentina. Luego de las críticas de “cierta juventud urbana” (Solá dixit), la firma del MOU se postergó y la presencia del canciller en Oriente hace presagiar a algunos que podría volver con el acuerdo firmado.

En una interesante nota publicada en “El Cohete a la Luna”, Néstor Restivo y Gustavo Ng plantean: “En el MOU mencionado y reformado (por presión ambientalista, que igual no sirvió porque se siguen oponiendo) al que tuvimos acceso, Argentina propone que conste que los gobiernos de Argentina y China son ‘conscientes de que la cooperación debe realizarse en un marco de respeto al medio ambiente, leyes de protección de la naturaleza y compromisos internacionales sobre biodiversidad y cambio climático aprobados por nuestros países y salvaguardando la salud de nuestra gente’. Y luego se agrega que las partes acuerden en ‘promover las buenas prácticas ambientales con el fin de potenciar que estas inversiones empresariales sean respetuosas con las leyes ambientales, minimizando sus impactos, y también contribuyan activamente a promover la salud ambiental de nuestros ecosistemas y la protección de los recursos naturales en las regiones directamente involucradas’”.

Asimismo, ponderan el MOU como una instancia que permitiría sumar valor agregado a las exportaciones a China y evitar la tan cuestionada primarización. “En vez de exportar granos se exportaría carne alimentada aquí por ese mismo grano”, dicen los autores.

“Una vez más, mientras tanto, aumenta en Argentina la pobreza, nos llenamos la boca pidiendo exportar con valor agregado, crece la falta de oportunidades en las provincias más atrasadas –lo que expulsa a mucha gente a los cascos urbanos, sin contribuir para nada, dicho sea de paso, a una vida ecológica y sustentable– y se atrasa el desarrollo”, dicen más adelante y agregan que “si esta oportunidad se pierde, quizá la aprovechan países como Alemania o Dinamarca, que siendo mucho más pequeños que Argentina en territorio tienen una producción de cerdos incomparablemente superior a la nuestra o incluso mucho mayor a la que llegaría Argentina con el acuerdo con China”. O algún país vecino, señalan.

A lo largo de casi tres meses, la lucha contra el acuerdo porcino del Gobierno con China ha desplegado variadas iniciativas y reunido varios apoyos. El próximo gran evento será este 25 de octubre con el festival virtual “Primavera en Llamas”. Según anticipó el portal La Izquierda Diario, denunciará que el memorándum que Cancillería quiere firmar en noviembre con el Ministerio de Agricultura de China “representa la profundización de un modelo agroindustrial que genera desigualdad social, aumento de la pobreza y el colapso absoluto del medioambiente”.

En tanto, en el sector porcino hay optimismo, aunque condicionado, con las eventuales novedades que pueda traer Solá desde Shanghai. No es para menos: se trata de 25 nuevas granjas con 12.500 cerdas cada una, aproximadamente, que podrían colocar a Argentina en el top-10 mundial de exportadores porcinos. Incluso, podría exportar más que la ganadería vacuna.

“Puesto en cifras, prácticamente se duplicaría el número de 350.000 cerdas que hay hoy en el país y se impulsaría la producción de 700.000 toneladas anuales en lo inmediato y de 900.000 toneladas por año en un cuatrienio, según estimaciones oficiales. Cada planta, según se prevé, será una instalación integrada, desde el procesamiento de granos para alimentación animal hasta la cría de cerdos, matadero y envasado”, señaló el diario La Nación.

Dejá un comentario