Las brechas cambiarias ceden, pero el BCRA sigue perdiendo reservas

29 de octubre, 2020

Guzmán CCL

Las reservas brutas del BCRA cayeron ayer US$ 274 millones y perforaron el piso de US$ 40.000 millones. Así, terminaron el día en US$ 39.866 millones. “Dicho nivel constituye un respaldo adecuado para morigerar la volatilidad del peso y garantizar los insumos necesarios para continuar con el proceso de recuperación de la actividad económica”, dijeron desde el BCRA. La gran pregunta es por cuánto tiempo.

Según fuentes del mercado, el BCRA debió vender entre US$ 40 y US$ 50 millones ayer, precisamente, para cumplir esos objetivos.

En octubre, las reservas cayeron US$ 1.515 millones y todo indica que será el peor mes de 2020, aun cuando las ventas directas en el mercado sean inferiores a las de septiembre. La lección es tan clara como tardía: brecha mata cepo. Desde que se implementó el supercepo a mediados del mes pasado, las reservas cayeron casi US$ 2.700 millones. La brecha, ascendente desde entonces, pudo más que el garrote sobre la demanda, que incluyó una suba de 35% en el dólar “solidario”.

El Ministerio de Economía, empoderado, puso acertadamente la mira en la brecha cambiaria. Martín Guzmán le torció el brazo a Miguel Angel Pesce, con venia presidencial. En los últimos días, el conjunto de acciones (un poco de zanahoria y otro poco de garrote vía la CNV) y señales tomadas por el ministro ayudaron a contener e incluso bajar la brecha cambiaria. Ayer el CCL cayó casi 7% (cerró en $152,30) y el MEP achicó algo más de 5% para cerrar debajo de $145. El “dólar blue” también cayó con fuerza. Mostraron que las expectativas son importantes, como venían diciendo en el mercado.

Pero en el mercado se preguntan si la saludable corrección de Guzmán no es tardía. En otras palabras, si la devaluación ya no puede evitarse. Las miradas apuntan a las arcas del BCRA y las opiniones no son muy optimistas. Un informe de Seido, difundido ayer, señala que el BCRA no tiene dólares propios para intervenir. Es decir, las reservas netas líquidas son negativas.

Seido Reservas
Las reservas netas líquidas están en terreno negativo

Algunos participantes del mercado van más allá y dicen que el BCRA está gastando a cuenta. Una posibilidad es que haya empezado a convertir en dólares los Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI). ¿Acaso por eso Sergio Chodos sugirió en la semana que pedirán dinero fresco al FMI?

Un informe de pxq, difundido ayer, señaló cuál debería el camino oficial para evitar, tal como pretende (acertadamente) evitar una corrección del dólar oficial.  “El sendero virtuoso pasa por evitar la devaluación a través de un mix de políticas que calmen las expectativas y den margen para que la economía se recupere. Esto solo se puede lograr reduciendo la brecha cambiaria y ofreciendo alternativas en moneda local con rendimientos atractivos. ‘Limpiar’ de forma ordenada la curva de pesos de los fondos no residentes es necesario para evitar volatilidad en el tipo de cambio financiero, mientras que la señal acerca del sendero fiscal es clave para despejar dudas acerca de las necesidades financieras para 2021. Por último, en la medida que se fortalezcan las reservas será necesario avanzar hacia la flexibilización del esquema de control de cambios ya que en un sistema tan rígido es imposible que no se genere un aumento de la brecha. Así, $180/US$ es una oportunidad de venta si se emprende el sendero virtuoso y una oportunidad de compra si el camino que se elige es el de más restricciones al acceso al mercado cambiario”, concluyeron. Algo de eso empezó a hacer Guzmán y, más allá de la posición aun vendedora del BCRA, la brecha cambiaria empezó a ceder y en el mercado empiezan a creer (algunos pocos aún) que el ministro entendió qué está pasando.

Dejá un comentario