Bonistas criticaron que no hay “voluntad de tomar decisiones difíciles”

23 de octubre, 2020

El mercado local no reacciona y el Gobierno estudia cambios

Ayer, dos comités de acreedores de Argentina (Exchange Bondholders Group y Argentina Creditor Committee), que canjearon su deuda en septiembre y aceptaron los nuevos bonos, salieron con los tapones de punta contra Martín Guzmán.

“Las autoridades económicas de Argentina no solo no han logrado restablecer la confianza, sino que las medidas políticas adoptadas inmediatamente después de la reestructuración de la deuda han empeorado drásticamente la crisis económica del país”, dijeron los bonistas, que no fueron acompañados por el comité más poderoso (AdHoc).

Los acreedores centraron las críticas en Guzmán, quien negoció el “deal”, y recordaron que le pidieron un plan económico reiteradamente.

En vez de dejar que “los precios alcancen un equilibrio” (eufemismo de una devaluación), continúan, “el Banco Central ha reforzado una política cambiaria que promueve las importaciones, desalienta las exportaciones y ha agotado las reservas a un nivel peligroso”. La brecha resultante de más del 100% entre el tipo de cambio oficial y el paralelo garantiza virtualmente que las reservas no se puedan reconstruir, agregaron.

Si bien dicen que el desequilibrio fiscal y monetario de 2020 “quizás es entendible”, critican que no haya más ajuste fiscal en 2021, en alusión a la meta de déficit primario de 4,5% del PIB que se financiará, centralmente, con emisión de pesos.

“Sin anclas políticas aparentes y una aparente falta de voluntad para tomar decisiones difíciles, la formulación de políticas económicas de Argentina socava la recuperación pospandemia que pretende estimular”, agregan. “Como resultado, los precios de los eurobonos son más bajos que después de las elecciones de PASO el año pasado”, amplían.

“Ya no es plausible que el Gobierno de la Argentina culpe de sus problemas al legado económico que heredó. Después de casi un año en el cargo, el Gobierno argentino aún tiene que ofrecer una visión económica coherente y sostenible a la sociedad argentina y a los mercados”, señalaron y concluyeron: “Los acreedores ya cumplieron su parte, brindando una oportunidad histórica a la Argentina para comenzar de nuevo. Ahora le toca a Argentina y al FMI hacer su parte”.

En el Gobierno tiraron la pelota afuera. “Nos piden lo mismo que hizo (Mauricio) Macri y que no funcionó aquí ni funciona en ningún lugar del mundo”, dijeron. “Algunos quedaron con heridas abiertas por confiar en un modelo que estaba destinado al fracaso”, agregaron.

En el fondo, sin embargo, reconocen que hay algo de cierto. O deberían. Con un “dólar blue” en $190 sería necio negarlo. Por eso, Guzmán fue cambiando su discurso en los últimos días y aceleró las negociaciones con el FMI. “El equipo nuestro está trabajando muy de cerca con las autoridades del de Alberto Fernández”, señaló Alejandro , director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo ayer en una conferencia desde Washington. La próxima reunión será a mediados de noviembre.

EL DATO

152

Las reservas brutas del BCRA cayeron US$ 152 millones ayer y quedaron al borde de caer debajo de los US$ 40.000 millones: cerraron en US$ 40.669 millones. Desde Reconquista 266 aseguraron que se debió a cambios en las valuaciones del oro y el yuan, que componen las reservas. Además, agregaron que terminaron la rueda con un saldo comprador de US$ 5 millones, rechazando las versiones de que habría vendido más de US$ 50 millones. El dato más impactante, sin embargo, fue que el oficial escaló 33 centavos, la mayor suba de 2020. El mayorista terminó en $78,08.

EL TWEET

Fernando Marull @FernandoMarull

Los bonos después del canje podían ir a buscar una Exit de Yield de 7%, como rinde Bolivia. Pero antes de eso, tenían que rozar el 17%. Porque es Argentina. Sin remate.

Dejá un comentario