Nada dicho aún: Biden lidera, pero con un margen similar al de Hillary en 2016

20 de octubre, 2020

BIDEN HILLARY

Todos los elementos del análisis político tradicional, como los antecedentes electorales, las encuestas y el contexto económico-social favorecen a Joe Biden frente a Donald Trump.

Pero con el recuerdo del fiasco de 2016, cuando a esta altura de la campaña los  mismos elementos anticipaban el triunfo de Hillary Clinton, los analistas se muestran ahora más cautos.

Hace cuatro años, Trump, en un rally final, logró dar vuelta el resultado en los distritos industriales que resultaron ser la clave para darle la mayoría en el Colegio Electoral. Ayer, en Arizona, destacó que, a dos semanas de las elecciones, ahora está mejor en 2016.

Según el promedio de encuestas que publica el sitio Real Clear Politics, la ventaja de Biden en la intención de voto es de 8,9 puntos en el plano nacional y de 4,1 puntos en el los estados más competitivos. No muy distinto a lo que ocurría en 2016 a esta altura del proceso electoral.

Sin embargo, hay algunas diferencias y la mayor de ellas es que Hillary tenía mucha imagen negativa, al mismo nivel que Trump, mientras que ahora Biden es un candidato que despierta menos resistencia. Por otra parte, este año hay un elemento nuevo que es el Covid-19 cuyo manejo es el tema en el que la gestión de Trump recibe las peores calificaciones.

Además, al competir un Presidente que busca su reelección, la evaluación de su primer mandato es el factor determinante para definir el voto. Y la aprobación de la gestión no llega siquiera al 45%.

Un dato saliente de este año es que mucha más gente está votando anticipadamente sea por correo o de manera presencial según la legislación de cada distrito. Distintos sondeos demostraron que entre los que ya votaron hay un claro predominio demócrata mientras que los republicanos apuestan a una concurrencia masiva el 3 de noviembre.

Finalmente el jueves se hará el último debate presidencial en el que Trump intentará achicar diferencias, aunque los antecedentes demuestran que esas instancias tienen poca influencia en el ánimo de los votantes.

Dejá un comentario