Menos dólares: la BCR espera un millón de toneladas de trigo menos

16 de octubre, 2020

Se agregan nuevos puntos de cobertura en la PBA para el trigo

Ayer, la Bolsa de Comercio de Rosario estimó una cosecha de trigo a nivel nacional de 17 millones de toneladas, casi 6% menos de lo que se proyectaba un mes atrás. “El escenario es muy complejo y aún puede empeorar”, dijeron. En un momento de escasez extrema de dólares, la noticia, obviamente, no es buena y obligará a monitorear el clima de los próximos meses.

“Ya van 8 meses sin lluvias importantes en el norte de Argentina y 6 meses en el oeste y centro de la región pampeana. La falta de agua se agudiza en el momento en que el área atraviesa sus etapas más críticas. Es urgente la necesidad de lluvias importantes a gran escala para poder completar los granos y detener la caída de rindes que se viene corroborando a cada semana. El extenso período seco le ha quitado al trigo las posibilidades de alcanzar siquiera los 18 millones de toneladas que se proyectaban hace un mes atrás. Setiembre y los primeros 15 días de octubre mantienen el patrón seco que domina en gran parte del oeste, norte y centro de la región pampeana”, dijeron desde la BCR y agregaron: “Ya se estiman casi 4 quintales menos de los 32,5 quintales que se proyectaban al inicio de la campaña, cuando el escenario productivo tenían por horizonte superar los 22 millones de toneladas, con una superficie de siembra de 7 millones de hectáreas que quedó muy lejos de concretarse”, dijeron y señalaron que la primera estimación deja números muy distintos: finalmente se sembraron 6,5 millones de hectáreas.

“La pérdida de lotes es otro factor alarmante. Se estima que por los daños que han provocado la falta de agua y el efecto de las heladas, en forma total o parcial, no se cosecharán 608.000 hectáreas. El impacto en el rinde es dramático en algunas provincias. Solo por las muy buenas condiciones que tiene el trigo en Buenos Aires se sostiene a nivel nacional un rinde de 28,8 quintales por hectáreas”, detallaron.

Más allá de la buena suerte bonaerense, en el resto del país, los distintos grados de afección por bajas temperaturas y falta de agua se profundizan con 30 a 50% de pérdidas en los rindes. En Córdoba el trigo pasa por un escenario de desastre productivo: se estima, como media provincial, un rinde menor a los 22 quintales y casi 200.000 hectáreas pérdidas. Así, la provincia quedaría muy lejos de acercarse a los casi 31 quintales por hectáreas que tuvo como promedio en los últimos 5 años. El área santafesina también recibirá un durísimo golpe productivo: apenas se alzaría con una marca provincial 25,9 quintales, o sea, 10 quintales menos que el año pasado. “Y en el norte del país, la incógnita que deja el cultivo es qué tan malo será el rinde final y qué logrará cosecharse”, dijo la BCR. “En Chaco los resultados van de los 2 a los 8 quintales, y en los mejores lotes se esperan solo 12 quintales. Por ahora, en la provincia se estima un rinde de 8 quintales y la pérdida de la mitad de los lotes sembrados. En Santiago del Estero las estimaciones son un poco más optimistas: 13 quintales de promedio y 35% de lo sembrado perdido”, agregaron.

Soja y maíz

“El maíz no cede a la incertidumbre y sigue rumbo a los 7,0 millones de hectáreas”, anticipa la BCR. “Hace algunos años, ante este escenario de clima hubiera habido un pase de hectáreas de maíz a soja muy importante. Sin embargo, el maíz sigue firme en este 2020 con una siembra que apenas sería inferior a la del año pasado en 3%, recordando que en el ciclo pasado la siembra de maíz marcó un nuevo récord. De esta manera, la proyección del volumen comercial maicero se mantiene con un volumen de 48 millones de toneladas. Pero este año el protagonismo lo tendrán las siembras tardías. La sequía también se mete en la campaña maicera y acecha a los lotes que fueron sembrados recientemente y necesitan lluvias para asegurar la emergencia”, agrega el reporte. Por ejemplo, los ingenieros de la Bolsa de Entre Ríos comentan que “se sembró con barro, después se secó de forma abrupta y ahora se ven los surcos de siembra abiertos con las semillas”. La siembra está retrasada en 3 puntos porcentuales respecto a las últimas 5 campañas. El avance de las labores de siembra cubren 1,61 millón de hectáreas, apenas 23% de la intención de 7 millones.

La intención de siembra de soja para la campaña en ciernes por ahora no muestra cambios respecto a un mes atrás. Así, la cosecha sojera podría escalar a 50 millones de toneladas. Pero para comenzar a sembrar en los próximos días se necesitan más de 30 milímetros en la franja central del país. Las expectativas de lluvias están puestas en la próxima semana, entre el lunes y el martes próximos. La campaña de soja comienza con un déficit hídrico muy severo en los suelos, exceptuando la provincia de Buenos Aires.

“La segunda quincena de octubre puede contar con desarrollos que logren desactivar el bloqueo que domina la franja central del país desde hace meses. De todos modos, es poco probable que se satisfagan los altos niveles de agua que requieren las provincias de Córdoba y Santa Fe, y mucho menos el norte argentino”, comentó el Dr. en Ciencias Atmosférica, José Luis Aiello.

Dejá un comentario