Banfi: “Necesitamos que el Congreso transite hacia la normalidad”

21 de octubre, 2020

Diputada Karina Banfi

Por Pablo Varela

La diputada de la UCR por la provincia de Buenos Aires, Karina Banfi, dialogó con El Economista luego de la ponencia de Myriam Lewin en el Congreso, por la creación de NODIO, organismo encargado de monitorear las “fake news”.

Sin ahorrar críticas a la iniciativa, Banfi solicitó, junto a los legisladores de la oposición, que el NODIO sea disuelto. Además, reclamó la vuelta de la presencialidad en el recinto, y criticó el Presupuesto y su falta de transparencia en materia de recursos para universidades.

Expuso Myriam Lewin, ante la Comisión Bicameral que aborda las telecomunicaciones. Hubo tensión en el debate…

La defensora Lewin expuso e hizo una descripción de actividades que está desarrollando la Defensoría del Público y no hizo mención a NODIO. En ese marco no aclaró, y ese es uno de los puntos que marqué, por qué bloquearon el acceso al video de presentación del organismo, y lo cambiaron por un descargo que justifica su creación, en la web de la Defensoría. Mi conclusión es que NODIO representa una muy mala idea y que es improcedente en el marco del Estado. Las iniciativas a nivel internacional que promueven observatorios, tienen dos principales características, la independencia y la autoregulación. En el mundo hay aproximadamente 215 observatorios y los que hay están integrados por universidades, por gremios de periodistas, por asociaciones de la sociedad civil. Lo que hay que hacer es fomentar la calidad y la autoregulación.

La oposición propuso la eliminación del organismo…  

Yo pedí que disolviera la iniciativa y al final de la reunión hemos presentado un proyecto de resolución, que además se presentará en el Senado también, porque la comisión ante la que expuso Lewin es bicameral. Lo hacemos por improcedente y rayano con la ilegalidad. NODIO no tendría otro efecto que generar la autocensura en la comunidad, cuando se sabe que el Estado está vigilando, está monitoreando tu opinión, tus editoriales, y tu trabajo. Me sorprendió que Lewin que es una periodista de trayectoria no haya dado una definición de autocensura. La Defensoría no tiene facultades sancionatorias, pero si sabés que te están vigilando, no vas a decir lo que pensás.

¿Cree que la creación del organismo tiene un sesgo que busca avanzar sobre la libertad expresión?

Como comenté, me llamó la atención que Lewin no haya podido responder como opera la autocensura. Mi sensación es que hay una condición ideológica sesgada, y agrego que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pide a los estados que no intervengan. Hay otras herramientas para abordar los discursos de odio o las fake news. Para eso está el INADI y también la Justicia.

Se está debatiendo el Presupuesto en comisión y se pretende tratar la semana próxima. ¿Cómo ve esa discusión?  

El debate por el Presupuesto está acotado. No nos han permitido introducir la cuestión de una distribución equitativa y transparente en materia de recursos para universidades y municipios. Son aspectos fundamentales que en el marco de la pandemia se han visto perjudicados. Si no llegamos a tener repuesta de parte del oficialismo tendremos nuestro dictamen de minoría. Creemos que hay falta de información y transparencia en lo relacionado con este Presupuesto.

Estamos próximos a finalizar el período de sesiones ordinarias. ¿Cómo ha visto el funcionamiento del protocolo y la modalidad remota en la pandemia?  

La verdad es que ha cambiado mucho el ejercicio parlamentario. Está limitado. En la pandemia hemos hecho un salvo conducto que nos ha permitido seguir trabajando, aunque necesitamos seguir yendo hacia la normalidad. Porque agrego algo, la virtualidad tiene tonos que no siempre se perciben. Cuando se hace política, se hace con el gesto, con el cuerpo, con la mirada, y hay situaciones en persona menos hostiles que en la virtualidad; es mucho menos emotiva la pantalla. Por ejemplo, fue muy difícil la reunión en la Comisión de Reglamento en la que salió dictamen para crear una comisión bicameral que redacte un nuevo código de usuarios y consumidores, creando una estructura que duplica funciones y otorgándoselo a un socio del oficialismo. Ya existe una Comisión de la Defensoría y la misma está en manos de la oposición. Fue discrecional, y además tiene un impacto de costos por la duplicación de funciones. Son parte de los puntos sobre los que estábamos tratando llamar la atención.

Dejá un comentario