Argentina repite una película que ya vivió muchas veces

6 de octubre, 2020

donald trump

Por Luis Varela

No lean esta crónica. No tiene nada nuevo. La historia vuelve a repetirse. Hoy llegan los dos técnicos del Fondo Monetario Internacional. Pedirán los números para analizar el estado de las cuentas públicas. Después de hacerles perder dinero a los privados que financiaron al país, pedirá que Argentina le devuelva todo el dinero prestado, casi seguramente con la receta de siempre, ajuste de cuentas públicas, del modo que sea, no importará si con más impuestos o con baja de gastos.

Y como ayer el ministro Martín Guzmán, en una entrevista televisiva, no encontró motivo alguno para bajar el gasto público en un contexto recesivo como el actual. Y con Andrés Larroque, ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, ratificando con todas las letras “buscamos que la provincia más rica deje de tener un Estado pobre”, el mercado argentino actuó en consecuencia.

Desde la apertura de negocios los dólares libres se afirmaron, superando con creces, con subas de más del 4% los valores del viernes pasado, a pesar de todas las medidas anunciadas, y al cierre achicaron algo los valores, y los grandes movimientos de los operadores buscaban averiguar algunas cosas: ¿Por qué achicaron al final? ¿El Banco Central vendió reservas? ¿Vendieron también bonos?

Así, mientras el mundo vivió otra jornada de fiesta, con la Bolsa de Nueva York volando y con el petróleo recuperando mucho precio, después de que Donald Trump se mostrara, dejando en claro que sigue en el Gobierno (a pesar de que su médico dice que se mantiene en riesgo por el coronavirus), el mercado argentino sigue completamente estancado. Toda la región tuvo grandes subas de precios en sus papeles y dólar flojo. Y en Argentina los dólares terminaron igual para arriba, con el Banco Central perdiendo otra vez reservas, y con los titulos chatos, en el olvido, con un riesgo país que sigue en las alturas.

El cisne negro, la enfermedad de Trump, no alcanzó para doblegar demasiado al dólar en el exterior: el billete verde subió 1,2% en Chile y 0,4% contra el yen, pero bajó 0,3% contra la libra, 0,6% contra el euro, 0,9% contra el mexicano y cayó 2% en Brasil, con un Bolsonaro que sigue ganando popularidad.

En Argentina, mientras tanto, el peso baja contra el dólar y baja aún más contra otras monedas. Ayer el dólar turista subió 33 centavos hasta $136,36, el oficial subió 20 centavos hasta $82,64, el blue cerró sin cambios en $150. El dólar mayorista subió 6 centavos hasta $77,01.El Banco Central perdió otros US$ 82 millones de las reservas y le quedan US$ 41.172 millones (aunque esto tuvo más que ver con pérdida de depósitos que por dinero jugado para parar al dólar). El dólar MEP subió 25 centavos hasta $141 y el contado con liquidación saltó $1,58 hasta $150. Y con brechas del 81,5% entre el dólar oficial y el blue y del 94,8% entre el CCL y el mayorista. Mientras que medidos en pesos, el euro subió 61 centavos hasta 90,67, la libra subió 42 centavos hasta 99,89 y el real subió 26 centavos hasta 13,80.

Con algún alivio, ayer hubo una noticia positiva: la Asociación de Fabricantes de Autos dio los números de septiembre, que ya se comparan contra valores pos PASO.

El informe mensual de Adefa confirmó que hubo en septiembre un fuerte repunte en la fabricación: 24% más que en agosto y 16% más que hace un año. La exportación repuntó 31% contra agosto, pero sigue 17% abajo que hace un año. Y la entrega de autos a concesionarias mejoró 23,7%, pero sigue 17,7% abajo que hace un año. Y si se hace una recorrida por el sector afirman: “estas ventas que estamos teniendo son fruto de gente que tenía dólares en el canuto, los vende en el blue y tiene autos baratos medidos en dólares, pero hay retrasos en las entregas, porque la importación está bastante trabada”.

Junto con eso siguieron apareciendo voces de economistas muy respetados encendiendo luces amarillas. Juan Luis Bour, de FIEL, manifestó que “en menos de tres meses se sacó del escenario al 20% de la población ocupada”. Aldo Abram manifestó “necesitamos revertir la fuga de capitales y salir del cepo, porque de lo contrario iremos a una crisis aún más grave”. Miguel Arrigoni insistió ” Argentina necesita un plan económico y dejar de combatir al capital”.

Nadin Argañaraz , de Iaraf, le contestó a Guzmán que hay productos que tienen más de 50% de impuesto y que eso hace imposible competir. Y desde el sector lechero advierten: “nos están llevando a un callejón sin salida, tenemos precios congelados, costos subiendo y graves problemas de pasturas y de animales”. Con todo eso de fondo, el economista Miguel Boggiano anticipó que “si no cambian, el dólar va sin dudas camino a nuevos récords”

Así, los bonos argentinos siguieron muy flojos, con tasas a vencimiento del orden del 14,5% anual, por encima de muchos países africanos. Y el riesgo país sigue colocando en las alturas, en 1.349 puntos básicos, en un mundo en el que se presta dinero con tasas cercanas al 0%, totalmente incomprensible.

En el exterior, con Trump mostrándose, para no perder ventaja en la campaña, a pesar de que hay varias encuestas que le dan amplia ventaja a Joe Biden, la Bolsa de Nueva York festejó, con sus índices trepando entre 1,7 y 2,3%, con el Nasdaq enarbolado. Mientras que la Bolsa de San Pablo también descorchaba botellas con una suba superior al 6%, y con el dólar bajando en ese mercado de manera consistente.

En el mercado bursátil argentino, mientras algunos bancos de inversión advierten que los papeles argentinos están demasiado sobre castigados, la Bolsa de Buenos Aires subió 1,4% en pesos pero bajó 0,2% en dólares, con pocos negocios, $711 millones. Aunque en Nueva York los ADR argentinos tuvieron un buen día, enganchadas con la efervescencia de Wall Street: hubo subas de hasta el 4,7%, con Globant, Ternium e YPF como lo mejor del día. Y con bajas para Edenor y Macro.

De fondo, con la inestabilidad característica de estos tiempos, los commodities se movieron a los saltos. El petróleo recuperó fuerte. Los metales preciosos volvieron a estar firmes, Los metales básicos se mostraron mixtos, al igual que los granos, tanto en Chicago como en Rosario. Y el panel de criptomonedas mostró a un bitcoin hacia arriba, pero el resto de valores tuvo resultados con marcados altibajos.

Hoy se volverá a reeditar algo que ya se hizo muchas veces en Argentina: vuelven los argendólares. El Ministerio de Economía ofrece por licitación Bonos del Tesoro Nacional vinculados al dólar con vencimiento el 30 de noviembre de 2021. Habrá un tramo competitivo y uno no competitivo. Las ofertas que se presenten en el tramo competitivo deberán indicar la tasa a la cual ofertan y el monto de VNO a suscribir. Las ofertas que se presenten en el tramo no competitivo estarán limitadas a un monto máximo de US$ 50.000, debiendo consignarse únicamente el monto a suscribir. En las últimas licitaciones de Letras en pesos la cantidad de oferentes fue disminuyendo llamado tras llamado.

Dejá un comentario