Con ola de rumores, récord del blue y repunte de los títulos

25 de septiembre, 2020

dólar

Por Luis Varela

Con el mejor día desde que se realizaron los canjes de la deuda, el mercado argentino tuvo ayer una rueda un poco más tranquila, aunque con señales todavía mixtas: en el sector cambiario bajaron el MEP y el CCL, pero el blue llegó a un nuevo récord, con el BCRA perdiendo reservas, al tiempo que las acciones y los bonos recuperaron precio, con un leve retroceso en el riesgo país de Argentina.

Esta foto mixta no impidió que toda la rueda fuera cruzada por los crecientes rumores que se van amontonando cada vez con más fuerza: los ahorristas temen que se aplique un corralito, a pesar de que los especialistas insisten con que el sistema está sólido; y volvieron a crecer las versiones de cambios en el gabinete, esta vez con presiones supuestamente desde el ala K, con muchísimo enojo con el titular del BCRA Miguel Angel Pesce, ya que el supercepo que aplicó hace diez días terminó complicando todavía más toda esta crisis.

En el medio de toda esta repetición de rumores se dijo, además, que el Banco Central está en negociaciones con bancos que participaron con los canjes de deuda para que aporten un préstamo de contingencia, para poder llenar un poco la lata totalmente vacía de las reservas del BCRA. Y, además, también se afirmó que hay negociaciones con China, a cambio de obras y concesiones, para que parte del swap de yuanes que hay en el Central se pueda convertir en dólares líquidos.

Estos rumores de movidas en el BCRA puso los pelos de punta a muchos de los fanáticos propios del Gobierno, ya que se estuvo criticando duramente a Mauricio Macri por endeudar al país, y ahora no solo se tomaría más deuda en dólares, sino que además se le permitiría a los chinos, por ejemplo, empezar a criar cerdos en la Argentina, ya que en China ese tema está generando graves problemas ecológicos. Pero, para salir del apretón, el canciller Felipe Solá seguiría avanzando con el tema, totalmente a contramano de lo que denuncian los ecologistas.

También hubo otros temas que generaron gran complicación. Luego de los índices de desempleo que publicó el Indec, el Gobierno decidió ayer que se extiende el congelamiento de alquileres y la imposibilidad de hacer desalojo, lo cual pone a las inversiones en inmuebles desde el pozo en una gran incógnita. Lo cual sería, si se mantiene, otra gran señal en contra de la inversión.

Y el especialista de Fiel, Juan Luis Bour, puso en duda los números de desempleo que dio el Indec, afirmando que en medio del Covid es muy complicado hacer encuestas, pero según sus estudios, calificados siempre como lo más serio del mercado local, la realidad es bien diferente. A modo de síntesis, desde ese ámbito no se dice que la desocupación es del 13%, sino del 17% y que la situación laboral argentina actual es peor que en 2002.

Y Bour fue más allá: “En otros países hay reducción de empleo privado y de empleo público, todos comparten el problema. En Argentina el sector público no ajustó ni siquiera sus salarios, tienen protección legal contra el despido y los privados son los únicos que hacen el ajuste. O sea, el sector privado sigue financiando a todo ese enorme sector público. Y hay que repensar todo el tema, ya que el sector público no puede ser el reservorio de la gente que está desocupada”.

El economista Enrique Szewach, que al ver al blue volando a otro récord, y a una semana de que comience otra ronda de compra de dólar ahorro, manifestó: “el Gobierno tiene que volver de esta regulación del supercepo porque es impracticable. Desde que se impuso la brecha voló a más del 80% y eso perjudica a los exportadores, que es lo que necesitamos. Con esto tenemos un mercado de cambios sin oferta y con exceso de demanda”. Y cuando se le preguntó sobre los rumores de cambios en el gabinete fue contundente: “El problema no está en el gabinete sino en el rumbo de la cabeza del Gobierno. La realidad internacional es muy favorable y por las políticas del gobierno lo perdemos”.

Mientras en el mercado local se escuchaba ese tipo de comentarios se conoció que el banco de inversión Goldman Sachs le hizo un préstamo directo por US$ 72 millones a MercadoLibre, o sea a la empresa que dirige Marcos Galperin, el empresario que se reunió hace un par de meses con Alberto Fernández, y al salir de la reunión decidió irse ipso facto de Argentina. ¿Cuánto de ese crédito será colocado en este mercado? Cero, todo irá a desarrollar negocios en otros países.

En el exterior, se conoció otro dato difícil en la economía norteamericana: se esperaba un menor pedido de desempleo en el balance semana, pero se presentaron 870.000 personas (30.000 más que las estimadas), por lo que Estados Unidos tiene 12,5 millones de personas sin trabajo, con la Fed pidiendo que haya más estímulos, para no entrar en zonas de riesgos económicos.

La declaración de la Reserva Federal es un claro indicio de que la tasa seguirá en 0% por bastante tiempo, pero el reparto de dólares irá menguando, por lo que ayer el dólar estuvo más equilibrado en el mundo. En el exterior, subió 0,1% contra el yen y en Chile, pero bajó 0,1% contra el euro, 0,2% contra la libra, bajó 0,9% en México y cayó 1,5% en Brasil.

En Argentina, los relojes cambiarios se siguen moviendo. Hubo suba de 16 centavos para el dólar turista, hasta $131,98, el oficial subió 10 centavos hasta $79,99 y el blue saltó $2 hasta un récord de $147. El dólar mayorista subió 6 centavos hasta $75,78, con el BCRA perdiendo otros US$ 59 millones en las reservas por lo que ahora le quedan US$ 42.118 millones. Mientras que tras la corrida de las últimas jornadas, el dólar MEP bajó $3,68 hasta $131,27 y el contado con liquidación cayó $6,6 hasta $142,10. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue saltó hasta el 83,8% y la del CCL y mayorista fue del 87,5%. Y, medidos en pesos, la libra subió 35 centavos hasta 96,62, el real subió 23 centavos hasta 13,75 y el euro subió 14 centavos hasta 88,38.

En el panel de bonos, la gran duda es qué pasará con los canjes pendientes que tiene Guzmán. Tiene que pasar bonos en pesos a bonos en dólares con Pimco y otros dos fondos del exterior. Y también debe asignar el 9% de bonistas (8% NY y 1% Argentina) que deberán aceptar bonos nuevos por las cláusulas de acción colectiva, y tienen sus bonos en consignación, sin destino conocido y con Economía afirmando oficialmente que están estudiando el tema, pero que aún no saben cómo hacerlo.

Con todo esto, los bonos argentinos recuperaron 1,5% después de caer 22%. Y el riesgo país, que se había acercado a los 1.400 puntos, cerró ayer en 1.356 unidades, 36 puntos por debajo de la víspera.

Hubo un día con algún alivio en Wall Street: sus índices subieron 0,3%, luego de varias ruedas donde el rojo era constante y se temía que el mercado entrara en una situación de pánico. Y las Bolsas latinoamericanas acompañaron con subas levemente superiores al 1%

En Buenos Aires, tras un desbarranque muy importante, el índice Merval pudo remontar 2,2%, con $1.336 millones operados. Y lo mejor del caso es que los ADR que cotizan en NY mostraron subas de hasta el 12%, ya que los precios estaban destruidos, y el premio mayor en ese sentido fue para IRSA I.

En commodities, hubo también señales mixtas, ya que el petróleo mejoró, pero los metales básicos y los granos no tuvieron tanta fuerza, ya que abandonaron el impulso de las ruedas anteriores. Y lo que también se dio vuelta fue la ola de las posiciones refugio, con rebote para el oro, la onza de plata, y sobre todo para las criptomonedas, con el NEO resucitando, tras las duras estocadas de los días previos.

Dejá un comentario