Privados ponderan señales de moderación fiscal

23 de septiembre, 2020

Hacienda Letes Lecap Botes 2020

“Los datos fiscales de agosto volvieron a mostrar que el deterioro es grande, aunque también comienza a verse cierta mejora respecto de meses anteriores”, señaló ayer un informe del Grupo SBS. El déficit primario ascendió a $ 89.500 millones y marcó una clara brecha con respecto al superávit de $13.700 millones registrado en agosto de 2019, “pero también mostrando un desempeño mejor al que esperábamos ($100.000 millones)”. Con ese registro, dijo el informe, el déficit primario acumulado en los últimos 12 meses ascendió a 4,9% del PIB (era 0,45% a fines de 2019) mientras el déficit fiscal escaló a 7,6% del PIB, pese a los menores pagos de intereses netos como consecuencia de la reestructuración.

“Mirando los números en detalle, los ingresos tributarios volvieron a caer con fuerza (-7,5% real) reflejando la fragilidad de la economía en medio de una de las mayores crisis productivas de la historia de Argentina, aunque mejoran en el margen a medida que la actividad se recupera gradualmente. El gasto primario volvió a crecer significativamente (11,5% real) por los gastos de emergencia vinculados al Covid-19, sin los cuales hubiera caído notablemente (-13,4% real)”, reportó SBS.

Extendiendo la dinámica de meses anteriores, dijo el informe, “volvieron a verse buenos desempeños en jubilaciones y pensiones contributivas (+1,8% real), subsidios (-12% real), castos operativos (-16,5% real) y gastos de capital (-39,1% real)”.

“Con todo, seguimos esperando un déficit primario de 7,5% del PIB para 2020, con aproximadamente la mitad de la brecha fiscal explicada por las medidas de emergencia asociadas a la crisis. El desafío será que los gastos transitorios no se vuelvan permanentes”, concluyó el informe.

“Aun cuando la actividad confirme las señales de recuperación registradas en los últimos meses y permita al Gobierno contar con mayores ingresos vía recaudación y avanzar en el desmantelamiento de la asistencia a través del IFE y ATP, seguimos proyectando un déficit primario cercano al 8% del PIB para 2020. Se tratará del nivel más alto de los últimos 60 años”, dijeron desde LCG en otro reporte y detallaron que “el gasto primario ascendería a 25% del PIB hacia fines de año, revirtiendo la corrección  registrada en la gestión anterior”.

Dejá un comentario