Lamentable actuación de Trump en el primer debate

30 de septiembre, 2020

TRUMP DEBATE

El primer debate entre Joe Biden y Donald Trump fue lamentable y, sin lugar a dudas, un paso atrás para la política estadounidense. El principal responsable de que así fuera fue Trump, cuya inconducta fue manifiesta y su estrategia, incomprensible.

Pocos recordarán lo que dijo Trump, pero sí quedará registrada su actitud provocadora y maleducada que, con sus interrupciones constates, desconoció las pautas acordadas para el debate. Su comportamiento fue el de un panelista de TV, no el de un Presidente.

Por otra parte, no se entiende que buscó con esa actitud. Llegó al debate con una desventaja de más de 6 puntos en la intención de voto y tenía una oportunidad para revertir esa situación. Sin embargo, la desaprovechó por que apostó a que no hubiera debate, embarrando la cancha.

La situación de Trump es compleja porque sólo el 45% de los estadounidenses aprueba su gestión y, por lo tanto, no le resulta fácil armar una estrategia pidiendo el voto por lo hecho en los primeros cuatro años, pero tampoco tiene un mensaje claro para el futuro, como lo tenía en 2016 con una agenda que incluía frenar la inmigración, bajar impuestos y rediscutir los acuerdos comerciales.

Otra diferencia con relación a cuatro años atrás es que Hillary Clinton era una candidata muy resistida por una gran parte del electorado y no ocurre lo mismo con Biden, que por cierto no genera pasiones, pero tampoco grandes resistencias. Trump es contradictorio al referirse a Biden, a veces lo llama “Sleepy Joe” y otras lo coloca al frente de las columnas de la izquierda radicalizada que llevarán a Estados Unidos al socialismo. A Biden, para ganar el debate, le bastaba con demostrar que no era ninguna de las dos cosas. No necesitaba mucho más y lo logró.

Dejá un comentario