Kraken, una casa de cambio de criptos, con licencia para ser banco

22 de septiembre, 2020

Kraken, una casa de cambio de criptos, con licencia para ser banco

Por Gonzalo Martínez Mosquera  Embajador de Algorand

El 7 de agosto comenté en una nota aquí que la Oficina del Controlador de Moneda de Estados Unidos (OCC) había autorizado a los bancos la custodia de criptomonedas.

Era un paso importante que acercaba ambos mundos, el de las criptomonedas y el mercado financiero tradicional. Esta semana se dio un nuevo avance en ese sentido.

Ayer, la misma OCC afirmó que los bancos podrán mantener “reservas” para entidades emisoras de stablecoins. De esta manera da un nuevo respaldo al mundo cripto y avanza en la posibilidad de tener dólares digitales.

Recordemos que las “stablecoins” son los “criptodólares”, monedas que mantienen paridad con el dólar y cuyas transacciones se reflejan en una blockchain en vez del sistema bancario.

Kraken, ahora es banco

Por su parte, la Banking Board del Estado de Wyoming aprobó la solicitud de Kraken, una de las casas de cambio de criptomonedas más importantes de Estados Unidos, para convertirse en banco.

Esta licencia le otorga una cuenta en la Reserva Federal de Kansas City, que le da acceso al sistema de pagos de Estados Unidos.

Esto debería mejorar mucho la experiencia para los clientes del Exchange con sede en San Francisco y le da la oportunidad de ofrecer otros servicios como por ejemplo el otorgamiento de tarjetas de débito.

La licencia se trata de una SPDI (Institución Depositaria de Propósito Especial, por sus siglas en inglés). El mismo es un régimen especialmente desarrollado pensando en las criptomonedas y le da acceso al servicio de pagos de la Reserva Federal.

La principal diferencia con un banco tradicional es que Kraken no podrá otorgar préstamos. Recordemos que los bancos emiten dinero cuando prestan.

Popularmente, suele pensarse que los bancos reciben depósitos y los prestan, pero en realidad lo que ocurre es que se emiten nuevos depósitos (deuda en el pasivo del banco) contra el nuevo préstamo otorgado (un activo para la entidad emisora ya que es una promesa de pago).

En el caso de Kraken, el 100 % de sus depósitos estarán respaldados por activos, sean fiduciarios o en el formato de criptomonedas. Dicho de otra manera, no se trata de un banco que funcione en el tradicional sistema fraccionario.

Wyoming es probablemente el Estado más amigable con las criptomonedas (seguido por sus vecinos Montana y Colorado). Obviamente, su gobernador, Mark Gordon, es un republicano.

A pesar de que la licencia se la otorgó ese estado, Kraken podrá operar en la mayoría del resto de los estados del país gracias a acuerdos de reciprocidad.

Será interesante ver si eso incluye a Nueva York, que en 2015 sacó la “BitLicense”, una serie de regulaciones muy estrictas para el uso de criptomonedas y que hicieron que Kraken prefiriera retirarse de dicho estado.

Una cuestión importante es si dicho exchange tendrá la posibilidad de emitir “stablecoins”. En caso de poder hacerlo será un nuevo paso que nos acerque a la posibilidad de tener una “central bank digital currency” (CBDC) en dólares. CBDC, recordemos, es el dinero digital respaldado por un banco central. Algo así como el cash en formato digital.

El acceso de Kraken al estatus de banco presenta una curiosidad. Las criptomonedas surgieron, entre otras cosas, justamente para oponerse al poder centralizado en el sistema financiero. Hay quienes criticaron duramente la movida, y otros la aplauden.

Lo cierto es que el ecosistema está dejando de ser un mundo oscuro que sólo entienden algunos y de a poco se va interconectando con el mundo financiero tradicional de manera más simple y segura.

 

Dejá un comentario