Julián Sanclemente (Alpréstamo): “Somos un market place de productos financieros”

22 de septiembre, 2020

Por Ariel Bazán

La premisa de Alpréstamo es conectar a quienes buscan créditos u otros productos financieros (como tarjetas) con las entidades financieras (bancos, fintechs) que se adapten específicamente a su perfil. En charla con El Economista, su director, Julián Sanclemente, explicó cómo funciona esta plataforma, que considera un “booking” del sector financiero.

¿Qué servicios ofrece Alpréstamo?

Somos un market place de productos financieros que conecta la demanda de clientes que quieren algún producto financiero, como un préstamo o tarjeta de crédito, con las entidades financieras que pueden otorgarlo. Luego de hacer un scoring de los solicitantes, los derivamos a las entidades que busquen ese perfil, y las personas reciben una respuesta en 30 o 40 segundos.

Con este esquema, se benefician entonces tanto los solicitantes como los oferentes de crédito…

Sí, estamos buscando construir un “booking” de los productos financieros, un market place con toda la oferta de los productos financieros disponibles. Para una persona puede ser muy engorroso meterse en la página de cada banco para sacar un crédito, llenar todos los papeles, y que luego se lo terminen negando. En cambio, nosotros lo derivamos en menos de 1 minuto a alguna entidad que pueda aceptar su solicitud.

¿Y las entidades cómo se benefician?

Consiguiendo clientes que se adaptan a sus lineamientos. Cuando una fintech o un banco salen a publicitar sus productos en Google o redes sociales, terminan rechazando a más del 95% de las personas que llegan. En cambio nosotros, al derivarles exactamente los perfiles que buscan, tenemos una tasa de aprobación superior al 30%.

¿Cómo elaboran su scoring?

Para cada persona, tomamos diferentes variables (como el comportamiento de pago) del BCRA, de otros bureaus (Veraz y/o Nosis), y de nuestra propia base, como la antigüedad laboral, lugar de residencia, si es empleado público o privado, etcétera. Con toda información elaboramos un scoring y derivamos a la persona a la entidad financiera que busque ese target.

¿Qué rango de scorings piden las entidades?

Considerando que la escala va de 0 a 999, las fintech de créditos personales de corto plazo y bajo monto (de $ 8.000 a $ 15.000) aceptan personas con scorings bajos (150 o 200). Quienes tienen entre 200 y 600 puntos entrarían en fintechs que prestan montos mayores, y de 600 para arriba los bancos, que para algunos productos premium pueden pedir más de 800.

¿Qué variables pueden generar un scoring negativo?

El plazo, por ejemplo. Si tenés una deuda de 90 o 120 días con varias entidades vas a tener problemas, pero no si es a 30 días. En 2019 dos meses de atraso te hacían entrar en la zona roja, pero en 2020 la pandemia subió el límite.

¿Cualquier atraso eventual puede afectar el scoring?

No, tiene que ser sostenido y recurrente. Si, por ejemplo, alguien tuvo siempre un comportamiento normal y de repente por la pandemia tiene una deuda superior a los 30 días con la tarjeta, no lo consideramos.

Dejá un comentario