El Indec confirmó que el rebote sigue, pero perdió fuerza en julio

29 de septiembre, 2020

El Indec confirmó que el rebote sigue, pero perdió fuerza en julio

Tras rebotar 9,5% en mayo y 7,2% en junio (en ambos casos, contra el mes anterior), la recuperación perdió fuerza en julio. Así lo demostró ayer el Indec a través de su tradicional Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE): en julio, apenas avanzó 1,1%.  Así, contra igual mes de 2019, el EMAE se ubicó 13,2% debajo y acumula una retracción de 12,6% interanual.

Solo dos de los sectores relevados por el organismo mostraron subas interanuales: intermediación financiera (+2,9%) y electricidad, gas y agua, con +4,4%. Las más castigadas fueron pesca (-67,1%), hoteles y restaurantes (-65,4%) y otras actividades de servicios comunitarios, sociales y personales, con un desplome de 60,3%. Sin embargo, los que más efecto tuvieron sobre el EMAE fueron transporte y comunicaciones (cayó 23,2% y explicó casi 2 puntos de la baja del EMAE) e impuestos netos de subsidios (14,7% y 2,39, respectivamente). Los bajones de la industria manufacturera (8,1% y 1,30, respectivamente) y la construcción (30,1% y 0,93) también fueron importantes. El sector de agricultura, ganadería, caza y silvicultura tampoco pudo eludir la dinámica negativa y se retrajo 4,8%.

Los privados

“Como esperábamos, los datos de actividad de julio mostraron que la economía se sigue recuperando, pero las tasas de crecimiento comienzan a ser mucho más moderadas que en meses anteriores”, señalaron desde el Area de Research del Grupo SBS. “Hacia adelante, todos los indicadores privados y sectoriales que seguimos apuntan que la recuperación se extendió a agosto y datos de consumo de electricidad sugieren que siguió en septiembre. Sobre esta base, esperamos que la recuperación continúe con tasas de expansión mensuales mucho más modestas que en meses anteriores y el año finalice con una contracción de 11,5% para el PIB real. No obstante, en las últimas semanas aparecieron algunos riesgos bajistas al escenario, ya que el coronavirus comenzó a impactar con más fuerza en el interior, la presión sobre las reservas netas incrementó los riesgos sobre las importaciones y las últimas medidas que afectaron al crédito corporativo podrían afectar un poco más a la inversión”, matizaron.

Según estimaciones de FMyA a las que accedió El Economista, la actividad rebotará 10% trimestral en el tercer trimestre y terminará 12,5% abajo en el promedio del 2020.

“Para agosto esperamos que la recuperación de la actividad se mantenga, aunque desacelerando en el margen. El 55% de las variables relevadas por el Indice de Difusión de LCG (11 sobre un total de 20) mostró crecimiento en términos desestacionalizados respecto a julio. De las variables relevadas, la mayoría mostró desaceleración en el crecimiento. A partir del mes de septiembre y hacia fin de año, esperamos un mejor desempeño en la actividad, sosteniendo variaciones positivas mes a mes. Esto se explicaría principalmente por la flexibilización de la cuarentena y la reapertura gradual de los sectores, ya sea de facto (por imposibilidad de seguir con los negocios cerrados) o de jure, como ocurre en el caso de CABA donde desde septiembre pueden operar todos los servicios, excepto los grandes salones de venta. Considerando un crecimiento moderado en los próximos meses esperamos una caída de la actividad con un piso del 10% pero no superior al 13%”, dijeron desde LCG y agregaron que “a pesar de la recuperación de los últimos tres meses, la actividad no logra alcanzar los niveles prepandemia, y todavía se ubica 11,6% por debajo del nivel de febrero”.

Dejá un comentario