Fuertes advertencias de los expertos por el avance del Covid-19 en el país

9 de septiembre, 2020

Ayer fueron confirmados 12.027 nuevos casos de Covid-19 y, con estos registros, ya suman 500.034 positivos en el país. Asimismo, hubo 278 muertes por coronavirus y el total, desde el inicio de la pandemia, ascendió hasta 10.045.

La provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires sumaron 6.909 y 1.300 casos ayer, respectivamente: 8.209 en total. Así, se confirma que la circulación viral está en ascenso en el interior y que la pandemia dejó de ser un problema únicamente metropolitano. Ayer, por ejemplo, hubo 381 casos en Córdoba, 294 en Jujuy, 299 en Río Negro, 282 en Salta y 224 en Entre Ríos.

Con la cuarentena cada vez más blanda y con la política con menos poder para poder actuar, la prognosis sanitaria no es alentadora  y septiembre asoma como un mes muy difícil.

“Tratemos de dejar para más adelante los contactos para divertirnos, para relajarnos, para pasarla bien, porque es un momento muy difícil para hacer eso”, pidió ayer el Presidente en un acto en tierra bonaerense. “Todos queremos que la economía se mueva, pero lo que más queremos es preservar la salud, que los argentinos no se enfermen”, apuntó.

Diversas voces del sistema de salud están haciendo reclamos similares, con un tono aún más grave. El infectólogo Pedro Cahn, uno de los asesores del Comité de Expertos del Ministerio de Salud, definió ayer como “crítica” la situación que atraviesa Argentina, apeló a la responsabilidad individual y remarcó la importancia del aislamiento y rastreo de contactos. “¿Cuántos muertos estamos dispuestos a aceptar?”, dijo.

“Estamos en un momento crítico porque tenemos un crecimiento importante en el número de casos, un aumento de personas fallecidas con la población muy cansada y con una parte de la sociedad haciendo campaña abierta en contra de las medidas de control”, sostuvo Cahn en diálogo con Télam.

El infectólogo pidió “pensar si queremos ser un eslabón en la cadena de trasmisión o un muro que impida que la gente se infecte” y alertó por la saturación del sistema en algunos puntos del país. La ocupación de las unidades de terapia intensiva es del 61,6% a nivel nacional, pero en las provincias de Río Negro, Jujuy y Tucumán supera el 80% “con localidades y zonas donde la tensión es mayor”. Lo mismo que sucede en Salta y Mendoza, que superan a nivel provincial una ocupación del 75%, según datos oficiales.

Según el diario La Nación, decidido a no quedar como último responsable por el regreso a una fase más restrictiva de la cuarentena, el Gobierno presiona para que los mandatarios provinciales asuman la responsabilidad del manejo de la pandemia frente a sus comunidades. En la Casa Rosada crece la preocupación por la expansión de los brotes en el interior y aumenta el malestar con algunos gobernadores por la falta de reacción. Uno de los apuntados es Rodolfo Suárez de Mendoza.

El médico intensivista Arnaldo Dubin, miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), pidió ayer volver a una “fase más estricta de aislamiento” porque las “proyecciones matemáticas son aterrradoras”.

“Argentina tiene una letalidad baja comparada con otros países que tienen sistemas de salud muy desarrollados, como es el caso de Reino Unido. Es decir, tenemos muchos menos decesos en relación a la cantidad de contagiados”, explicó Dubin en declaraciones a Radio Provincia.

Sin embargo, advirtió que “la letalidad está aumentando y esto tiene que ver con lo que está pasando en la terapia intensiva” y la escasez de médicos especializados. “Eramos pocos antes de la pandemia y la enfermedad agudizó este problema”, puntualizó.

“Estamos exhaustos, estamos propensos a cometer errores, y la enfermedad ha diezmado nuestras filas. Nuestro compromiso es ineludible, pero somos humanos y tenemos límites”, afirmó.

Dubin sostuvo: “Vemos con preocupación lo que ha pasado durante estos últimos días. Vimos que la gente se aglomeraba en bares y café sin guardar distancias y sin elementos de protección. Cuestiones bizarras, como el festejo en el Cerro Chapelco, o las manifestaciones en el Obelisco quemando barbijos. Esto se va a acompañar con un aumento de casos. Y esto no sé si lo vamos a poder afrontar en las terapias intensivas”.

Ayer, el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford pusieron en pausa las pruebas de su vacuna contra el coronavirus, que se encuentra en fase 3 y es una de las más prometedoras, tras advertir “posibles reacciones adversas graves” en un participante de estudio en el Reino Unido. Según publicó Stat News, un portavoz de AstraZeneca afirmó que el “proceso de revisión estándar de la compañía provocó una pausa en la vacunación para permitir la revisión de los datos de seguridad”.

Unas horas antes del anuncio, el fundador del grupo farmaceútico Insud, Hugo Sigman, dueño del laboratorio mAbxience, que fabricará la materia prima de la vacuna de AstraZeneca para la región, mantuvo ayer una reunión vía Zoom con senadores y diputados de la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. En un encuentro que duró una hora y media, Sigman anticipó que “la vacuna no estará disponible antes de marzo o abril de 2021” y aseguró que el precio será de US$ 4, como ya fue anunciado por las autoridades en la Argentina. Todo indica que la pandemia va para largo.

Dejá un comentario