Fraga: “El impuesto a la riqueza se va a judicializar mucho”

3 de septiembre, 2020

Por Ariel Bazán

Los tributaristas, entre otros, salieron a criticar el impuesto a los patrimonios de más de $200 millones que el Congreso se apronta a debatir, el abogado Diego Fraga de RCTZZ anticipó ante El Economista que tendrá una alta judicialización.

¿Qué ocurrirá si se aprueba este impuesto?

Se va a judicializar mucho porque hay distintos argumentos que sirven para plantear su inconstitucionalidad. No será por la doble imposición porque no está prohibido que se superponga con otros tributos, pero sí que se vuelva confiscatorio y afecte otros derechos. Otra cuestión es la retroactividad, ya que quizás muchos de los bienes alcanzados ya no integran del patrimonio desde el 31 de diciembre porque se consumieron, donaron, o aportaron a un trust. Creo que va a haber mucha judicialización y el impuesto no va a recaudar lo que pretende.

¿Convendrá litigar si esto se aprueba?

Sí, porque te ahorrás de cancelar el tributo hoy y si en dos o tres años años tenés que pagar lo vas a hacer en pesos. Con las actuales perspectivas de inflación conviene patear el pago para adelante, sumado a que siempre va a salir alguna moratoria. En el mejor de los casos podés ganar el juicio y en el peor tener que pagar en pesos devaluados.

¿Qué argumentos hay para judicializar la cuestión?

Cada caso es particular, pero hay que analizar cuál era la foto del patrimonio al 31 de diciembre contra la actual, ya que quizás no tenés hoy muchos de esos bienes. También hay una discriminación entre si tenés los bienes afuera o acá, donde te cobran muchísimo más. Y además debe analizarse el grado de confiscatoriedad, algo difícil de probar pero que puede hacerse con una buena pericia contable.

¿Hay otros factores que puedan impulsar la judicialización?

La historia complicada de la que venimos. A la gente que tiene más de US$ 3 millones primero le habían prometido que iban a eliminar Bienes Personales. El Gobierno anterior redujo la alícuota de ese impuesto al 0,25% y como contrapartida se le permitió a las provincias subir impuestos patrimoniales, pero al poco tiempo se volvió a poner Bienes Personales y encima con una alícuota mucho mayor para activos en el exterior. Ya en ese momento muchos analizaron hacer juicio, entre otras razones por la confiscatoriedad, pero no lo hicieron y ahora le vienen con este impuesto. Por todo esto, resumiendo, el que antes no litigó cuando le aumentaron Bienes Personales yo creo que ahora lo va a hacer.

Más allá de lo legal, ¿qué otras consecuencias podría traer este impuesto?

Económicamente le hará muy mal al país porque atenta contra la seguridad jurídica que te cambien las reglas de juego en meses. Por eso ya muchas grandes fortunas se relocalizaron afuera del país y se va a ahuyentar la inversión completamente. A este impuesto se suman además todos los proyectos que andan circulando para aumentar tributos y a que mucha gente ya la perjudicaron con los títulos públicos en default y el Impuesto a la Renta Financiera. Tampoco sé incluso si este proyecto realmente busca recaudar, parece más una cuestión ideológica y de venganza contra algún sector.

Dejá un comentario