Fernández, con críticas para todos

9 de septiembre, 2020

alberto fernandez

El Presidente no esquivó el tema y hoy cuestionó la actitud que adoptaron los policías de la provincia de Buenos Aires al afirmar “que esto no se resuelve escondidos en patrulleros y tocando bocina”. El Gobierno procura resolver rápido la situación porque no quiere que los reclamos policiales vayan apareciendo en otras provincias. Además, desde el punto de vista institucional, es muy degradante lo que está ocurriendo porque es inadmisible que los policías se manifiesten frente a la residencia presidencial.  Para el ciudadano común, es un episodio a pura pérdida porque en el GBA la actividad policial es mínima en este momento y no se observan patrulleros en las calles.    

Pero más allá de la respuesta de Alberto Fernández, en el Gobierno nacional hay mucho malestar con el ministro de Seguridad, Sergio Berni, que ayer fue confirmado en su cargo. Su estilo y discurso no agradan en la Casa Rosada y parecen contraponerse con los del gobernador Kicillof, pero en el oficialismo se le reconoce experiencia en el tema, conocimiento del territorio y lealtad hacia Cristina Kirchner. Pero a las viejas críticas se le sumó una nueva: ineficacia.

Es inaceptable que Berni no haya estado al tanto de la situación, que desconociese el malestar que había en la fuerza que es, en buena medida, comprensible y deja en evidencia el tratamiento diferencial que tienen distintos servidores públicos en el país. El viernes, se había anunciado un Plan de Seguridad, y tres días después, estalla el conflicto con la Bonaerense que deja mal parado al Gobierno. La situación podrá superarse, pero dejará secuelas y obligará a hacer cambios urgentes en un tema extremadamente sensible como es el de la seguridad en la provincia de Buenos Aires.   

Dejá un comentario