Brexit: el regreso del caos

11 de septiembre, 2020

Nueve meses después de que Boris Johnson obtuvo una aplastante mayoría con la promesa de un acuerdo Brexit inmediato, el gobierno de Reino Unido amenaza con hacer estallar las conversaciones comerciales con la Unión Europea al declarar su intención de violar ese mismo acuerdo.

Johnson logró impulsar el acuerdo en el Parlamento en un calendario acelerado, lo que permitió a Reino Unido abandonar la UE el 31 de enero y le otorgó un período de transición de 11 meses para negociar un acuerdo de libre comercio integral.

Hoy se convocó una reunión de emergencia entre Reino Unido y la UE en Londres después de que un ministro del gobierno hiciera una sorprendente admisión en el piso de la Cámara de los Comunes esta semana: que un nuevo proyecto de ley busca anular partes del acuerdo Brexit de hecho y de esta forma se “rompería ley internacional.”

El estancamiento político de tres años que siguió al referéndum del Brexit de 2016 se redujo efectivamente a una cuestión espinosa: cómo sacar al Reino Unido de las normas aduaneras de Europa y evitar una frontera dura entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

La eliminación de los controles fronterizos fue un pilar central del Acuerdo del Viernes Santo , que puso fin a décadas de violencia sectaria en el Norte. Tanto Reino Unido como la UE han expresado constantemente su compromiso de defender el acuerdo de paz.

Johnson logró llegar a un improbable acuerdo de Brexit al aceptar mantener a Irlanda del Norte alineada con las reglas de la UE , creando efectivamente una frontera aduanera y reguladora en el Mar de Irlanda.

Se establecería un comité conjunto UE-Reino Unido para determinar si las mercancías que viajen a Irlanda del Norte desde Inglaterra, Escocia y Gales estarían “en riesgo” de entrar en la República y, por lo tanto, estarían sujetas a controles aduaneros.

Sin embargo, Johnson ahora amenaza con retirarse de la mesa el 15 de octubre para que el país pueda prepararse para un Brexit “sin acuerdo” en la víspera de Año Nuevo.

El proyecto de ley sorpresa presentado esta semana permitiría a los ministros de Reino Unido determinar unilateralmente qué bienes deberían estar sujetos a controles y aranceles de la UE cuando pasen de Gran Bretaña a Irlanda del Norte.

En otras palabras, con las negociaciones en riesgo de colapsar, el gobierno está incumpliendo un tratado internacional que el propio Johnson firmó, selló y entregó.

No está claro qué tipo de rebelión parlamentaria enfrenta el proyecto de ley de Johnson, pero tres exlíderes de su propio Partido Conservador, John Major, Michael Howard y Theresa May, han criticado la medida.

“¿Cómo podemos reprochar a Rusia, China o Irán cuando su conducta cae por debajo de los estándares internacionalmente aceptados, cuando estamos mostrando tan escasa consideración por las obligaciones de nuestro tratado?” Howard preguntó hoy.

Desde Bruselas, la UE instó a Johnson a desechar el proyecto de ley y amenaza con emprender acciones legales si se niega.

Reino Unido ha “dañado seriamente la confianza” entre las dos partes, dijo la Comisión Europea en un comunicado . “Ahora le corresponde a su gobierno restablecer esa confianza”.

El punto de vista de Washington

La perspectiva de un acuerdo comercial lucrativo con Estados Unidos siempre se promocionó como uno de los principales argumentos a favor del Brexit. Pero según la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi , “no hay absolutamente ninguna posibilidad” de que el Congreso apruebe un acuerdo si Reino Unido viola el Acuerdo del Viernes Santo.

Dejá un comentario