“El flujo de fondos quedará armonizado globalmente y permitirá administrar reservas adecuadamente”

21 de septiembre, 2020

El vicepresidente 2° del BCRA, Jorge Carrera, transmitió la voz oficial sobre el ítem que más críticas generó del nuevo supercepo: el de la deuda financiera de las empresas. “Es una invitación sólo para grandes empresas que pagan más de US$ 1 millón de capital al mes y el modelo sugerido sigue lo ya practicado en varios casos: cash 40% + intereses y resto, estirar plazos”, dijo Carrera en su cuenta de Twitter. “La lógica es que cancelar en 12 meses toda la deuda acumulada en 4 años no es eficiente para la economía (concentración de pagos) y menos aún tomar crédito barato en pesos en mercado local para cancelar deuda en dólares porque genera un crowding out del crédito disponible para el resto de las empresas, que pueden tomar crédito sólo localmente, como las mipymes”, agregó.

“La norma ayuda a diseñar un flujo de fondos intertemporal que calza ingresos de dólares por exportaciones (muy estacionales) con la demanda de dólares para pagos de deuda: suaviza los flujos de pagos para evitar oscilaciones excesivas en las reservas). Para ayudar a la renegociación y repago de esas deudas, desde el 27 de agosto existe una facilidad que extiende a 365 días el plazo del que disponen las empresas para tener fondos en cuentas del exterior (originados en endeudamiento financiero externo y destinados al pago de deuda) sin afectar su acceso al MULC”, agregó Carrera.

Sobre los motivos de las medidas, Carrera dijo: “En el Gobierno de (Mauricio) Macri, Argentina aumentó su deuda externa privada en US$ 18.600 millones. Este año tendremos un superávit comercial muy alto (US$ 18.000 millones) y será superavitaria el año próximo. Este año se usó parte del excedente para cancelar deuda sustituyéndola por deuda local. En sólo 8 meses se canceló sobredosis de deuda de 4 años, (pero) hacerlo demasiado rápido con pesos es un problema. Una devaluación general para solucionar un tema tan puntual era ineficiente. Una devaluación o desdoblamiento originaba aumento en pesos del 100% de la deuda de todas las empresas. Y, en algún caso, problemas patrimoniales (tener presente que toda la deuda en moneda extranjera se debería valuar al financiero). O sea, ordenar temporalmente el flujo de pagos de unas pocas empresas ayuda a minimizar los costos patrimoniales para el resto de las empresas endeudadas. Pero además era cargar toda la economía con inflación más alta cuando este año según todas las proyecciones la inflación tendrá un descenso significativo respecto al año anterior”.

Como conclusión, dijo: “La economía ya tiene despejados sus flujos de pagos de deuda externa nacional y, próximamente, tendrá despejado los flujos de deuda provincial. Esta medida ayuda a despejar y armonizar los flujos de deuda externa privada. Así, el flujo de entrada y salida de fondos quedará armonizado globalmente y permitirá una administración de reservas adecuada para el crecimiento y la estabilidad nominal”.

Dejá un comentario