El euro fuerte preocupa al Banco Central Europeo

2 de septiembre, 2020

Desde marzo, el euro se valorizó casi el 12% frente al dólar y ese es un motivo de preocupación para el Banco Central Europeo. Una moneda más fuerte genera presiones deflacionistas y hace más difícil llegar a la meta de inflación que se fijó en un nivel cercano pero inferior al 2%.

Según datos preliminares, en agosto hubo deflación en la zona euro por primera vez desde 2016. Si se entra en un ciclo deflacionista, la recuperación económica demorará más.

A su vez, un euro fuerte también complica a las exportaciones, que tienen un papel clave en el desempeño económico europeo. En ese escenario debe actuar el BCE, que también está condicionado por las decisiones que se toman del otro lado del Atlántico y que tienden a debilitar al dólar.

La Reserva Federal anunció que la tasa de interés cerca al 0% continuará por mucho tiempo por lo cual el diferencial de rendimientos con el euro disminuirá mientras que el enorme crecimiento de la deuda de Estados Unidos tampoco ayudará a sostener al dólar.

Finalmente, las ventajas en materia de comportamiento económico de Estados Unidos sobre la zona euro, que fueron muy amplias en los últimos años, se están reduciendo. Es un cuadro que no favorece a la moneda estadounidense y que tenderá a debilitarla frente al resto, más allá de lo que intente hacer el BCE.

Dejá un comentario