El aporte de “la economía de los cuidados” al PIB y el primer Presupuesto con perspectiva de género

7 de septiembre, 2020

- Mercedes D'Alessandro y Martín Guzmán

La titular de la dirección de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D’Alessandro, aseguró que el proyecto de Presupuesto 2021 será el primero que tendrá “una perspectiva de género” y subrayó que la medición del aporte del trabajo doméstico y de los cuidados no remunerado al PIB apunta a dejar en claro que “los cuidados son un eslabón de la cadena productiva”.

El martes, el Ministerio de Economía, a través de la dirección que encabeza D’Alessando, presentó el documento “Los cuidados, un sector económico estratégico: medición del aporte del trabajo doméstico y de cuidados no remunerados al PIB”, que estimó por primera vez el aporte económico del trabajo doméstico y los llamados “trabajadores de cuidados no remunerados” al PIB.

La funcionaria dijo a Télam que “el objetivo es que cuando hablemos de sectores productivos, empecemos a hablar del sector de los cuidados, que cuando hablemos de recuperación económica entendamos que los cuidados son un eslabón de la cadena productiva, y que si no resolvemos la cuestión de los cuidados vamos a tener problemas para poder recuperar la productividad y la actividad”.

El estudio sostuvo que el sector de Trabajo Doméstico y de Cuidados No Remunerado (TDCNR), con un monto total estimado en alrededor de $ 4 billones, equivale a alrededor del 15,9% del PIB, por encima de lo que aporta la industria (13,2%), el comercio (13%) y las actividades inmobiliarias y empresariales (9,9%).

D’Alessandro manifestó que “la pandemia amplificó esta crisis de cuidados que tenemos y hoy todos los cuidados se han multiplicado en los hogares, entonces nos pone sobre la mesa la necesidad de trabajar para resolver esto en una mejor redistribución, tanto al interior de los hogares, como entre los hogares, el Estado y el mercado”.

El contexto de pandemia con las medidas de aislamiento social -cierre de escuelas, jardines de primera infancia y clubes-, obligó a las familias a resolver las tareas de cuidado al interior de los hogares, intensificando las horas que le dedican a esta actividad, y por esta razón, se realizó una estimación del impacto de esta situación sobre el TDCNR, que significó casi 6 puntos por encima del diagnóstico “sin pandemia” con 21,8% del PBI.

Los datos presentados en el informe reflejan que por primera vez desde el Estado se visibiliza y reconoce el aporte de los cuidados más allá de las fronteras de lo privado, o de decisiones del orden de lo familiar, para ser presentado como un problema de carácter público que pone en debate al propio sistema económico y que tiene un serio impacto sobre la vida de mujeres y diversidades.

“Sintiéndome parte del movimiento feminista que reclamaba que el Estado nos brindara mayor información acerca de los trabajos domésticos y de cuidados no remunerados y de cómo esto impacta en la actividad económica, para nosotras es un logro muy importante tener esta información que nos permite entender un poco mejor la brecha salarial, la inserción más precaria de las mujeres en el mercado laboral, la pobreza que enfrentan, el mayor desempleo”, explicó la economista.

En 2021, el Indec llevará a cabo la primera Encuesta Nacional de Uso del Tiempo y Trabajo No Remunerado (ENUT), que permitirá contar con datos actualizados del trabajo reproductivo, tiempos y su distribución por género y contribuirá a ampliar y consolidar el sistema de cuentas nacionales, al producir insumos que posibiliten valorizar monetariamente esta actividad.

Por último, D’Alessandro aseguró que el 15 de septiembre, con la presentación formal del proyecto de Presupuesto 2021, “por primera vez en la historia se presentará un presupuesto con perspectiva de género en nuestro país, que va a poder reflejar los esfuerzos que está realizando el Estado para cerrar brechas de desigualdad”.

Dejá un comentario