Dos hipótesis que explican la desconcertante ausencia de brotes de coronavirus en África

6 de septiembre, 2020

El nuevo coronavirus infectó a más de 26 millones de personas , y solo cuatro países representan más de 15 millones de casos. Son Estados Unidos, Brasil, India y Rusia, los mismos cuatro que han estado en la cima durante meses. Estados Unidos sorprendió al mundo cuando subió al primer lugar en múltiples estadísticas de Covid-19, tanto por el número total de casos confirmados como por el número de muertes. Desde entonces, ningún otro país lo superó.

Pero los científicos que están estudiando la pandemia también identificaron otra sorpresa de la pandemia. Algunos esperaban que el continente africano se viera más afectado por el virus, pero ese no fue el caso. Sudáfrica se destaca en cuanto al número total de casos, con casi 631.000 infecciones. Pero menos de 15.000 personas murieron a causa de Covid-19. Estas cifras desconciertan a los científicos que buscan comprender cómo se comporta el virus y cómo se puede vencer.

La hipótesis de que la pobreza debería tener un impacto significativo en la propagación del virus no se sostiene cuando se trata de todo el continente africano. Países en desarrollo como Brasil e India demostraron que el virus no se podía contener una vez que llegaba a vecindarios densamente poblados, pero pobres.

Los expertos esperaban que sucediera lo mismo en África, pero no fue así. En todo caso, África lo está haciendo mejor que cualquier otro continente, tanto en lo que respecta a casos como a víctimas. Incluso si esos números no se informan significativamente, África todavía está mucho mejor que otros continentes en este momento.

Una hipótesis que puede explicar la disparidad entre África y otros continentes se refiere a la edad general de la población. En general, la población de África es más joven que en las regiones más afectadas por Covid-19.

Otra hipótesis les resultará familiar a quienes siguieron de cerca los desarrollos del coronavirus. Algunos investigadores demostraron que otros coronavirus humanos que causan resfriados comunes pueden provocar una respuesta inmune que podría brindar protección contra Covid-19.

Los investigadores sudafricanos se pusieron a trabajar en esa idea, intentando analizar muestras de sangre de cinco años que se conservaron de un ensayo de vacuna contra la gripe en Soweto. El plan era buscar cualquier evidencia que explicara por qué al continente africano le está yendo mucho mejor que a otros contra la enfermedad. Esas muestras se vieron comprometidas por problemas técnicos que pusieron fin a la investigación.

Pero la idea se mantiene. Los mismos barrios abarrotados que conducirían a la rápida propagación de otros coronavirus pueden haber protegido a la población del SARS-CoV-2.

Es una hipótesis. Algún nivel de inmunidad de protección cruzada preexistente podría explicar por qué la epidemia no se desarrolló como lo hizo en otras partes del mundo.

Dejá un comentario