Ponce: “El consumo de tecnología en la nube crece exponencialmente y será difícil que se detenga”

25 de septiembre, 2020

Google NUBE Argentina

Entrevista a Rodrigo Ponce Gerente de Google Cloud Argentina y Uruguay Por Enrique Pizarro

El Economista dialogó con Rodrigo Ponce, gerente general de Google Cloud en Argentina y Uruguay, la división del gigante tecnológico que ofrece servicios de datos e información en la nube para empresas y las acompaña en sus procesos de transformación digital, acerca de las transformaciones actuales en medio de la coyuntura pandémica y las oportunidades que se abren a partir del posicionamiento actual del país en materia de digitalización.

Es evidente y muy sabido que el sector tecnológico ha resultado bastante favorecido durante la pandemia. ¿En qué sectores está impactando más? 

Previo a la pandemia, todas las industrias están siendo atravesadas por un proceso de transformación digital, lo cual se ha visto acelerado por la pandemia. En esa aceleración se ha avanzado en pocos meses lo que hubiera tardado tal vez algunos años. Es un fenómeno que en algunas industrias se ha hecho muy evidente. Por ejemplo, en la del retail, con todos nosotros consumiendo servicios y productos a través de plataformas de e-commerce. También ha impactado en la industria de servicios financieros para todo lo que tiene que ver con medios de pago. Lo mismo para los procesos de logística, que garantizan que los productos lleguen a nuestros hogares. Sin duda, la industria de la tecnología ha sido de alguna manera un habilitador para que ese proceso ocurra con ese grado de aceleración. Estas industrias han crecido y han multiplicado su volumen de operación precisamente porque detrás existe una infraestructura en la nube que les da escalabilidad.

¿Cómo han experimentado ustedes esta aceleración?

También venimos creciendo de manera acelerada. En el último informe trimestral de resultados de Google Cloud a nivel global presentamos un crecimiento interanual de 40% en facturación. Sin embargo, si analizamos los trimestres anteriores, los crecimientos nunca fueron menores al 30%. Para darnos una idea de lo que ha venido ocurriendo con Meet, que es nuestra plataforma de videollamadas, está sumando tres millones de usuarios nuevos por día. En abril, pasamos los 100 millones de usuarios conectados al mismo tiempo en esta plataforma. Claramente, esto se ha ido acelerando por la pandemia. Los crecimientos son totalmente exponenciales en términos de uso de la plataforma. 

¿Qué tipo de empresas son las que más requieren estos servicios? 

Es un fenómeno que está ocurriendo en todas las industrias en simultáneo. Tal vez ocurre en distintos procesos de negocios dependiendo de la industria. Por ejemplo, además del retail y los servicios financieros, también ha tenido una explosión en compañías de telecomunicaciones, permitiendo escalar sus centros de atención a consumidores para atender el volumen incremental de llamadas que reciben por consultas. Esto se hace a través de inteligencia artificial, interpretando tal vez mediante reconocimiento de voz cuál es la intención del que está llamando y en función de eso se pueden brindar maneras de automatizar la atención. Pero aplica también para otras industrias. En manufactura, en las plantas industriales estamos brindando capacidades para prevenir accidentes, garantizar que los operarios cumplan con las normas de seguridad, visualizar cómo se mueve la mercadería y la maquinaria o monitorear en una compañía de energía cómo fluye la energía a través de su red. 

¿Cómo impactan estos cambios tecnológicos sobre los modelos de negocios?

Todas las industrias hoy en día están repensando su proceso de negocios y los están transformando mediante el uso de tecnología, y la nube es un acelerador para eso. Básicamente, por dos motivos. El primero tiene que ver con que se trata de un modelo de pago por uso, lo cual cambia radicalmente la manera en que se realizan las inversiones en una compañía. Tradicionalmente, había que realizar una inversión muy grande en infraestructura, generar la conectividad, el software que había que adquirir, etcétera. El modelo de nube es completamente distinto: la inversión inicial es mínima y el crecimiento del consumo de la tecnología va ocurriendo a medida que el proyecto de la empresa avance. En caso de que el proyecto decrezca, como tal vez ocurre ahora en la industria de viajes, el modelo de nube también permite decrecer y acompañar ese proceso. En segundo lugar, la aplicación de inteligencia artificial, que les permite a las empresas repensar sus procesos, buscar automatización y optimización.

En términos de inversión, ¿qué implica posibilitar esta infraestructura?

Requiere una inversión gigantesca para que la nube esté al alcance de todas las organizaciones y de manera segura. Entre el 2016 y el 2019, Google invirtió US$ 63.000 millones en conectividad. Google posee 15 cables de fibra óptica submarinos, los cuales unen a distintos países y continentes para garantizar una buena performance y una buena velocidad de acceso a estos servicios. 

¿Qué prevén respecto a posibilidades de mayor expansión a nivel local?

Vemos una gran oportunidad de seguir colaborando con las organizaciones en Argentina. Hoy sólo el 20% del total de aplicaciones y sistemas de las compañías están aprovechando las tecnologías de la nube. Es decir, el 80% todavía continúa funcionando en un modelo tradicional, por lo cual la oportunidad es muy grande. Según International Data Corporation (IDC), a raíz de la pandemia, se pronostica que para los próximos doce meses en Argentina hay 40% de intención de inversión en servicios de nube por parte de las compañías. Eso nos indica que es un proceso que inició y que difícilmente se detenga. El consumo de tecnología en la nube está muy presente en nuestras vidas todos los días. Como consumidores hemos cambiado muchos de nuestros comportamientos y ahora estamos ávidos de consumir servicios y productos mediante plataformas digitales. 

 ¿Cómo ve a Argentina en cuanto a avances tecnológicos frente a otros países?

Creo que en Argentina estamos en línea con los otros países. Creo que acompañamos ese proceso de transformación que se está dando en el mundo. Hay muchos ejemplos de compañías y startups en Argentina y en la región que se convierten en unicornios, que usan los avances tecnológicos y generan innovación. También otras compañías que tal vez son más tradicionales, pero que han innovado fuertemente a través de la adopción de tecnología en sus procesos de negocios. Queda mucho camino por recorrer, pero en el país se está acelerando ese proceso de transformación. 

Sobre Argentina suelen destacar mucho el talento humano. ¿Qué ventajas cree que tiene el país en materia tecnológica?

Sin duda, ese es un gran capital que tenemos. Nuestro capital humano no solamente es heterogéneo, sino que además tiene un alto grado de profundidad en los conocimientos. La prueba está en las startups que se convierten en unicornio y que innovan, y que están basadas en Argentina. Y tenemos unicornios en diferentes industrias, lo cual es muy importante. Ahí tenemos un gran diferencial que tenemos que saber continuar explotando.

Dejá un comentario