Con ventaja, Biden busca incentivar que más gente vote

8 de septiembre, 2020

Con ventaja, Biden busca incentivar que más gente vote

Tradicionalmentem se consideraba que la campaña presidencial en Estados Unidos comenzaba luego del Día del Trabajo que se celebra el primer lunes de septiembre.

Hoy, por lo tanto, a menos de dos meses de las elecciones, es el punto de partida de una etapa política intensa que encuentra a Joe Biden con una ventaja de 7,1 puntos en la intención de voto frente a Donald Trump según el promedio de las encuestas que publica el sitio Real Clear Politics.

Si bien esa diferencia se ha mantenido relativamente estable en las últimas semanas, se ha ido recortando en el caso de algunos estados que son considerados decisivos, en los que la ventaja de Biden se redujo a 3,2%.

Los estados de Michigan, Pennsylvania y Wisconsin, que son parte del llamado cinturón industrial, son particularmente relevantes porque tienen tradición demócrata, pero Trump ganó en los tres por una mínima diferencia.  Si a esos tres les sumamos a Ohio y Florida en los que había ganado Barack Obama en 2012 se puede anticipar donde librará las batallas territoriales la campaña de Biden.

La mayoría de los estados votan casi siempre al mismo partido y son sólo unos pocos que pueden cambiar de una elección a otra y por eso se les otorga tanta importancia para definir el resultado.

Considerando a los estados más poblados, se observa que en Texas, la última vez que ganaron los demócratas fue en 1976, y los republicanos no triunfan en Nueva York desde 1984, California es demócrata desde 1992 mientras que en Florida, de las últimas seis elecciones,  ganaron 3 cada uno.

Los demócratas predominan en las grandes ciudades y en las dos costas mientras que el predominio republicano se da en el sur, en el interior, las ciudades más pequeñas y las zonas rurales.

Además de los distritos decisivos, la campaña de Biden intentará que aquellos segmentos del electorado que le son más afines voten masivamente.  Los demócratas predominan entre las mujeres, las minorías, los jóvenes y los que tienen mayor nivel educativo.

En el campo republicano, se espera una fuerte participación de su base electoral, hombres, blancos y obreros industriales  sobre la que Trump ejerce un fuerte liderazgo y que no se sintió defraudada por su gestión. Asegurar los votos propios puede alcanzar, siempre y cuando no haya una concurrencia mayor que en otras elecciones.

Por lo tanto, a mayor cantidad de votantes, crecen las chances de Biden. Trump tiene en este momento un nivel de aprobación de 44%, un porcentaje que es considerado bajo para un presidente que busca su reelección, pero ha sido muy estable en los últimos cuatro años; nunca bajó ni subió mucho, lo que da una pauta de lo consolidado que tiene ese segmento del electorado.

El voto de los afroamericanos es clave para Biden, porque en 2016 tuvieron una participación menor que en las dos elecciones previas. También el voto latino es relevante, hay 32.000.000 de personas de ese origen que están en condiciones de votar y mayoritariamente se identifican con los demócratas pero su concurrencia a las elecciones suele ser más baja que la de otras minorías.

Dejá un comentario