Con el peso débil, el BCRA tuvo que gastar más reservas

10 de septiembre, 2020

Reservas BCRA

Por Luis Varela

Sin retroceder ni un milímetro en su política económica, Alberto Fernández anunció ayer, luego de reunirse con Axel Kicillof, que creará un fondo para darle más coparticipación a la provincia de Buenos Aires y que ese dinero saldrá de la CABA.

Ese anuncio llegó el mismo día en el que el jefe de Gobierno le impusiera a los porteños nuevamente las multas por mal estacionamiento, a través de las cuales una persona que tenga su unidad en un lugar prohibido deberá pagar $8.500 para retirar su unidad.

Y, como broche de oro, se conocía ayer a última hora, que debido al total rechazo de los vecinos del country donde iba a ser instalado, la Justicia decidió  ubicar la prisión domiciliaria en el barrio de Belgrano, zona en la que anoche se inició un contundente cacerolazo.

Esta forma de administración que está llevando adelante el Presidente está generando un campo de cultivo de gran desconfianza en ahorristas e inversores. Ayer, a pesar del debut ya consistente de los bonos surgidos del canje en la Bolsa de Nueva York, el Banco Central tuvo que gastar más reservas para evitar que el precio del dólar subiera. Aunque de todos modos el peso argentino volvió a bajar contra otras monedas.

Y el virus, con vacunas que avanzan y retroceden, siguen comandando la marcha de los mercados globales, con altísima volatilidad, pasando de ruedas con grandes caídas a otras de repuntes. Ayer, por ejemplo, a la Bolsa de Nueva York le tocó repuntar, recuperando parte de lo perdido el martes, tras fuertes caídas desde el miércoles de la semana pasada.

Con nada menos que 195.155 muertes (el 21,5% de todos los fallecimientos que hay en el mundo), la situación dentro de Estados Unidos sigue siendo muy delicada, sobre todo porque ese país está a apenas nueve semanas de la elección presidencial del 3 de noviembre.

Con cuentas públicas muy afectadas por esta crisis, todos los operadores saben que Donald Trump o Joe Biden, cualquiera sea el ganador, tendrá que hacer un ajuste a partir de noviembre, y después de llegadas las vacunas. Lo que nadie sabe es cuándo será, y tampoco se conoce cuál será la inflación que dejará en esa economía la súper emisión de dólares que está haciendo la Fed este momento para que la pandemia no se convierta en un crac económico.

Pero son cada vez más los tenedores de fondos globales que desconfían de lo que pase en Estados Unidos y en consecuencia muchos inversores salen del dólar. Así, ayer en el exterior el dólar subió 0,2% contra el yen, pero bajó 0,2% contra la libra y achicó 0,3% contra el euro, 0,8% en Chile, 1% en Brasil y 2,1% en México.

En Argentina, que vive momentos decisivos porque están debutando los bonos surgidos del canje de la deuda, con el mercado en una suerte de paréntesis, por los parking (tiempo obligado entre compra y venta) que determina la CNV, se miran dos cosas: en qué posición quedarán los bonos nuevos, cuál será el nuevo riesgo país, y qué ocurrirá con el valor del dólar, ya que eso actúa como motor de la inflación en este país.

Ayer el volumen operado en los bonos nuevos se fue consolidando y a partir de hoy se conocerá el nuevo índice de riesgo país que elabora JPMorgan. Los operadores afirmaban que desde los 2.150 puntos que se venían observando hasta la semana pasada, hoy se podrá bajar a la zona de los 1.000 puntos.

¿Qué significa ese número? Que Argentina está muy lejos de la situación de los países vecinos latinoamericanos. Perú tiene 116 puntos de riesgo, Colombia 249 y Brasil 311. Y Argentina, si se confirman los 1.000 puntos, estará en la zona de países como Congo, Ghana o Mozambique.

Así y todo, Martín Guzmán dio un gran paso al lograr una buena licitación. Economía debía conseguir $75.000 millones para cubrir vencimientos de otros papeles y, si bien hubo pocos oferentes (apenas 371, contra más de 500 en llamados anteriores), Economía logró con creces colocar los bonos para cubrir vencimientos. Guzmán esperaba conseguir $75.000 millones y logró adjudicar títulos por $84.558. Por Letras del Tesoro pagó tasas del 34% y 35% anual y en Letras CER a descuento las ubicó con sobre tasa del 0,75%. Y en Bonos ajustados por CER la sobretasa ofrecida fue del 2% anual.

A pesar de este buen resultado, Miguel Pesce tuvo que transpirar otra vez la camiseta: se vio obligado a desprenderse de US$ 70 millones de las reservas para que los dólares financiero libres no despegaran, y así y todo el panorama del mercado cambiario fue mixto, con el peso equilibrado con el dólar, pero bajando contra otras monedas.

Así, mientras voceros del Gobierno como Eduardo Valdés salieron a decir que el país tiene que pagar mejores sueldos públicos de base, sin tocar un ápice los sueldos públicos altos, el BCRA siguió con su crawling peg, aunque de modo más moderado. El dólar turista subió 3 centavos hasta $102,77, el oficial subió 2 centavos hasta $79,05, el blue se mantuvo sin cambios a $131 y el mayorista subió 6 centavos hasta $74,77. El Banco Central perdió US$ 70 millones de las reservas, hasta quedarse con US$ 42.569 millones. El dólar MEP subió $1,83 hasta $119,67. El contado con liquidación bajó 58 centavos hasta $125,30. Con eso, la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 65,7% y la del CCL y el mayorista se ubicó en 67,6%. Y debido a los cambios externos, medidos en pesos, el euro subió 27 centavos hasta 88,17, el real subió 15 centavos hasta 14,07 y la libra subió 15 centavos hasta 97,08.

Hoy se verá, con más volumen, cual es el peso efectivo de los nuevos bonos. Ayer el nuevo AL30 reunió casi la tercera parte de lo operado y el GD30 el 10%, por lo que se ve que los bonos viejos van desapareciendo lentamente: y aún falta definir cómo se asignará el 8% de tenedores de títulos que no canjearon pero que serán incorporados al canje por las cláusulas de acción colectiva.

Con ese marco, ayer los nuevos bonos evolucionaron con una TIR que se movió entre 10,8 y 11,4% anual y se verá en los próximos días si la corriente de los inversores es mantener o salir de esos papeles. Por lo pronto, la remontada en Wall Street tuvo también una buena respuesta en Buenos Aires, que mejoró su volumen y tuvo subas en los precios locales, aunque en Nueva York los ADR operaron mixtos.

Muy volátil, la Bolsa de Nueva York recuperó ayer la mitad de lo perdido el martes, ya que sus índices principales subieron entre 1,6% y 2,7%, esta vez con los tecnológicos repuntando y las aerolíneas cayendo de nuevo. Las bolsas latinoamericanas tuvieron subas leves y la de Buenos Aires mostró un repunte del Merval  de 2,3% con un volumen de operaciones más alto.

Con un ojo en la actividad que puede venir en los próximos meses, esta vez el petróleo tuvo mejoras, los metales básicos actuaron mixtos, los granos se siguen mostrando como lo mejor de este momento. Y volvió a renacer la búsqueda de refugio, con subas leves para el oro y la plata y con mejoras algo más firmes para las criptomonedas.

Dejá un comentario