CEO de Netflix: “El trabajo remoto tiene efectos negativos”

8 de septiembre, 2020

Como fundador y codirector ejecutivo de Netflix, Reed Hastings transformó tanto la forma en que las personas ven la televisión como el funcionamiento de la industria del entretenimiento.

Al lanzar Netflix en 1997 como un servicio de alquiler de películas en DVD por correo con Marc Randolph, Hastings comprendió desde el principio que Internet era el futuro de la distribución.

Primero con películas y programas de TV antiguos que los estudios y las cadenas de Hollywood estaban más que felices de vender, luego con programación original como “House of Cards” y “Stranger Things”, el gigante de la transmisión construyó una base de suscriptores global que se acerca a 200 millones de hogares en todo el mundo.

En el camino, Hastings también construyó una cultura corporativa distintiva y, para algunos, feroz. La forma de Netflix alienta al personal a tomar grandes riesgos, generalmente sin la necesidad de la aprobación de una cadena de jefes, y a comunicarse con franqueza.

En su nuevo libro “Aquí no hay reglas. Netflix y la cultura de la reinvención”, Hastings compara el trabajo en el gigante del streaming con ser parte de un equipo deportivo: ser despedido es decepcionante pero no conlleva vergüenza. “A diferencia de muchas empresas, para nosotros el desempeño adecuado obtiene un generoso paquete de indemnización”, dice uno de los lemas de Netflix.

En diálogo con The Wall Street Journal, Hastings habló por video desde el dormitorio de su hijo en la casa familiar en Santa Cruz, California. Cuando le preguntaron sobre si veía beneficios de las personas que trabajan desde casa fue terminante. “No. No veo nada positivo. No poder reunirse en persona, particularmente a nivel internacional, es muy negativo. Me han impresionado mucho los sacrificios de la gente”.

Y agregó: “Si tuviera que adivinar, la semana laboral de cinco días se convertirá en cuatro días en la oficina, mientras que un día es virtual desde casa. Apuesto a que ahí es donde terminarán muchas empresas”.

Ante la consulta si tiene una fecha en mente para cuando su fuerza laboral regrese a la oficina, Hastings señaló “doce horas después de que se apruebe una vacuna”. Y continuó: “Probablemente hayan pasado seis meses después de una vacuna. Una vez que podamos vacunar a la mayoría de las personas, probablemente vuelvan a la oficina”.

Según el fundador de Netflix, el modelo de negocio será bastante similar en cinco años. Pero el momento pandémico se interpone en las proyecciones. Netflix podría quedarse sin contenido original si continúan las restricciones en las filmaciones. Pese a esto, Hastings es optimista.

“Estamos en funcionamiento en gran parte de Europa y gran parte de Asia, y ya tenemos algunas cosas en marcha en Los Ángeles. La esperanza es que, desde septiembre y octubre, realmente podamos ejecutar, con los protocolos adecuados, mucho más funcionamiento.

Dejá un comentario