Una noticia para que suban las criptomonedas

7 de agosto, 2020

Bitcoins criptomonedas

Por Gonzalo Martínez Mosquera Embajador de Algorand @gonzo_mm

En las últimas semanas subieron con fuerza las criptomonedas (*). Bitcoin, la moneda de mayor market cap, subió 30% en los últimos 15 días; Ethereum, por su parte, subió 64% en ese mismo plazo y en general, el resto tuvieron también tendencias alcistas.

Muchas hipótesis tratan de explicar esas subas. Una importante es que las criptos se están empezando a convertir en un resguardo contra la inflación, parecidas al oro y las acciones. Recordemos que según goldprice.org el oro subió 13% en el último mes.

En mi opinión, la única cripto que vale la pena considerar con potencialidad de convertirse en una versión digital del oro es Bitcoin, por sus características propias de emisión y “minado” de transacciones.

Un dato de color; se calcula que si Bitcoin efectivamente lograra reemplazar la mitad de las inversiones en aquel metal, cada moneda valdría aproximadamente unos US$ 500.000. Al momento de escribir esta nota valen un poco menos de US$ 12.000.

El resto de las criptos prefiero analizarlas como acciones. Acciones de las blockchain en las que participan. Su éxito depende mucho más de la usabilidad de la plataforma en la que actúan que de la criptomoneda en sí misma.

Por ejemplo, la suba enorme que tuvo Ethereum estaría relacionada con el lanzamiento de Medalla, una testnet donde se va a probar la nueva tecnología que le permitiría hacer mucho más eficiente el procesamiento de transacciones.

Hasta ahora todas las criptos se han movido, en general, al unísono. Eso estaría mostrando un alto componente especulativo. De todas formas, empiezan a registrarse incipientes diferenciaciones como las mencionadas entre Ethereum y Bitcoin, que pareciera mostrar que estamos arrancando la fase de especialización de las redes.

El mundo tradicional se acerca a las cryptos

Más allá de aquellas explicaciones, hubo una noticia reciente que me parece que vale la pena mencionar por el impacto que probablemente tenga (o está teniendo) en el ecosistema.

La semana pasada, la OCC (oficina del controlador de moneda) de EE.UU. autorizó a los bancos comerciales a custodiar las criptos de sus clientes.

La OCC es el órgano del departamento del Tesoro de Estados Unidos que se ocupa de regular y supervisar a todos los bancos nacionales y las agencias de bancos extranjeros. Su función es asegurarse de que los bancos operen de manera segura y que provean servicios de manera justa y en compliance con los leyes y regulaciones.

Una de las trabas más importantes para el desarrollo de las blockchains suele ser la falta de claridad en las regulaciones. El hecho de que los bancos puedan ofrecer estos servicios a sus clientes le da un empujón fuerte al ecosistema por varias razones.

En primer lugar, el banco puede dar un marco de confianza para la adquisición de criptomonedas por parte de los particulares que no saben, ni quieren saber, las complicaciones técnicas de este nuevo mundo.

En particular, podría significar el acceso a inversores institucionales que necesitaran un tercero para comprar. Se supone que hay fuertes sumas de empresas y otras personas jurídicas que podrían derivarse a este mercado en el corto plazo.

Por otro lado, seguramente permitirá mayor facilidad para el pasaje de criptos a dinero fiat y viceversa. No sólo facilitará mucho la operación sino que además le podrá dar liquidez al sistema, una liquidez muy necesaria en el ecosistema.

Por último, un banco podría dar servicios adicionales a la adquisición de criptos como por ejemplo seguros contra fraudes, préstamos garantizados en criptomonedas y, por qué no, soñar con pagos y transferencias internacionales más rápidas y a menor costo.

El mundo de las criptomonedas, que arrancó como un sueño anarcocapitalista como forma de librarse del Estado, ya está llegando al mundo tradicional de manera más simple y segura. Que el departamento del Tesoro permita a los bancos custodiar estos activos le da un respaldo muy significativo que podría reflejarse en el precio de los activos.

Como expliqué en mi nota del 16 de julio, recientemente la SEC autorizó el registro de bonos del Tesoro sobre blockchain, en particular sobre la red Ethereum y todo pareciera indicar que los distintos países se van alistando para darle un marco regulatorio a las famosas stablecoins que son, en mi opinión, lo más importante que está pasando el mundo cripto.

Aún no se ha registrado la inflación tan temida. Mientras no se reactive el consumo y la inversión privada probablemente no tengamos muchas noticias por ese lado. Si sucediera, evitar la inflación dependerá principalmente de la velocidad del gobierno para retirar los subsidios fiscales y para aumentar la recaudación impositiva.

Las criptomonedas empiezan a perfilarse como un hedge interesante contra la inflación. La claridad en las regulaciones seguramente haga más amigable la inversión en las mismas. De todas formas, antes de invertir asesórese. Es un mundo muy nuevo con mucho “scam” y “vendehumo” dando vueltas. No todas las criptos que “brillan” son, ni serán, oro.

(*) Cripto nativa: muchas veces se usa criptomoneda para cosas que no son lo mismo. En este artículo, cuando hablo de criptos me estoy refiriendo a las “coins” o cripto nativas, que son aquellas que son necesarias para pagar a validadores y/o mineros cuando se realizan transacciones

Dejá un comentario