Pese al sí de los bonistas, los títulos argentinos caen

18 de agosto, 2020

deuda dólares

Por Luis Varela

En lo que muy bien puede calificarse como un feriado negro para la Argentina, en medio de la conmemoración del día de la muerte del padre de la Patria, José de San Martín, que nació en lo que hoy es la provincia de Corrientes y murió a los 72 años en Francia, los avatares vividos ayer por el país mostraron un verdadero disloque.

Sin dudas, el centro de toda la jornada fue el nuevo banderazo en numerosos puntos del país, con muchísima gente protestando esencialmente contra la reforma del Poder Judicial y en contra de la cuarentena eterna. Pero en lo que hace a las finanzas, el ruido tuvo también mucho estruendo, como mostraron ayer las cacerolas y las bocinas.

En hipótesis, debería haber sido un día de fiesta, ya que el ministro de Economía Martín Guzmán terminó presentando ante las Security Exchange Commission de Nueva York la oferta de canje que tiene acordada de palabra con los bonistas más duros. Incluso, después de presentado el documento, BlackRock y otros grupos que fueron hasta ahora un dolor de cabeza, dijero ratificar el apoyo.

Además, para intentar sumar más adhesiones, Guzmán decidió extender la oferta por los bonos Ley New York del 24 de agosto planteado hasta el sábado, hasta el viernes 28, es decir dentro de 9 ruedas de negocios. Y, además, el Gobierno también le puso fecha al canje de los bonos ley local, por US$ 107.852 millones, que se intentará realizar el 4 de septiembre.

Todo este planteo debió haber generado muy buenas señales, distensión, y la sensación de que una de las principales trabas que venía sufriendo el Gobierno empieza a ser superada. Sin embargo, de manera totalmente contraria, mientras buena parte de los mercados externos subieron por la cercanía de las vacunas, los bonos y las acciones de Argentina tuvieron ayer un lunes ciertamente negro.

En los hechos, los títulos públicos no se negociaron en Argentina, por lo que los valores de ayer son apenas indicativos. Sin embargo, se vieron bajas del orden del 1% en varios papeles que se operan en Nueva York, y lo más grave del caso es que el riesgo país, en vez de bajar, volvió a subir.

Cuando se logró el acuerdo de palabra con los bonistas duros, el riesgo país había bajado de de 2.111 a 2.027 puntos, y varios observadores afirmaron que los nuevos bonos irán a cotizar con una TIR del orden del 10% anual, por lo que el riesgo país argentino debería haberse dirigido a la zona de los 1.100 puntos.

Pero, ¿qué ocurrió? Entre el martes y el viernes empezaron a ponerse en duda que se alcancen las mayorías necesarias como para que el canje sea concretado (75% de los bonos K y 60% de los bonos M), por lo que el riesgo subió día tras día. Y ayer, a pesar de la ratificación de Black Rock, el riesgo argentino subió otros 23 puntos, hasta 2.142 unidades, el mayor nivel de todo agosto.

Y esa no fue la única señal. Ayer en general las bolsas del exterior estuvieron sostenidas, y los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos, con subas para IRSA I y Globant, pero con bajas del 2% al 7% en Francés, Macro, Telecom, YPF, TGS, Pampa E y Edenor. La desconfianza sigue.

Sumaron también mal clima para Argentina algunos factores exógenos como la complicación que genera una fuerte devaluación de la lira turca, que impacta en las monedas emergentes. Y de igual modo, afectó Brasil, ya que los papeles públicos de ese país bajaron fuerte y la Bolsa de San Pablo también se mostró bajista.

Sin dudas, el descontento de la población en las calles, un rojo fiscal insostenible, una pérdida de reservas del Banco Central muy complicada, y la difusión de tensión entre Miguel Pesce, titular de la autoridad monetaria, y el ministro Guzmán, para decidir si se mantiene o no la venta de US$ 200 por mes, terminaron sumando mucha complicación a todo el panorama.

La venta hormiga que viene haciendo el Central está dejando exhaustas a las arcas de Reconquista 266 y Pesce advierte que se tienen que terminar. Y lo que se estaría cocinando es bajar la cantidad de US$ 200 a US$ 100 por mes. . Y, además, subirle el impuesto al dólar turista, elevándolo de los $100,52 actuales, y acercándolo un poco más a los $132 el dólar blue.

Más allá de todo esto, lo que más preocupa en todas partes, a acreedores y a la población en general, es de qué modo hará el Gobierno para poner al país en marcha, y sobre todo cómo hará el próximo mandato de 2025 para poder pagar la deuda que se está firmando ahora, ya que estamos con un rojo fiscal del 13% del PIB y no quedan en las arcas dólares para pagar absolutamente nada.

Por cierto, el Covid-19 sigue alternado a todos los mercados. Argentina tuvo ayer otro día difícil, las camas de terapia intensiva están empezando a escasear y el personal de salud está teniendo bajas. Y lo mismo ocurre en el marco internacional, por lo que mientras se espera el desenlace electoral norteamericano, muchos inversores cautelosos decidieron seguir tomando refugio, por lo que el oro, la onza de plata y sobre todo las criptomonedas volvieron a ponerse ayer en el centro del escenario, con subas de hasta el 5%.

Hoy, cuando se reabra el mercado, se verá si la presión sobre el dólar continúa, y se seguirá al minuto qué pasa con las reservas del Banco Central. Si el goteo continúa, las nueve ruedas de distancia hasta que llegue el 28 de agosto, y se compruebe que el canje ley NY se realiza, serán días de negocios repletos de alta temperatura.

Dejá un comentario