Los viajes aéreos en la era del coronavirus

30 de agosto, 2020

Los viajes aéreos en la era del coronavirus

El tráfico de pasajeros se desplomó 70% y las aerolíneas están perdiendo miles de millones.

¿Qué tan seguro es volar?

Más seguro de lo que se piensa, para una actividad en la que cientos de personas se congregan durante largos períodos en un tubo de metal estrecho. “La mayoría de los virus y otros gérmenes no se propagan fácilmente en los vuelos”, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., citando los sofisticados sistemas de circulación y filtración de aire de las aerolíneas comerciales.

Los aviones normalmente refrescan todo su volumen de aire cada pocos minutos. El aire recirculado se bombea a través de filtros de alta eficiencia que eliminan el 99,97 % de las partículas del tamaño de un virus.

El riesgo principal de volar es que un pasajero infectado podría exhalar, toser o estornudar gotitas cargadas de virus que el grupo de pasajeros más cercanos inhalaría antes de que se filtraran.

Cuando 12 pasajeros infectados volaron desde Estados Unidos a Taiwán en marzo, no hubo infecciones confirmadas entre las otras 328 personas a bordo.

Sin embargo, un estudio reciente encontró que dos pasajeros fueron infectados por otros pasajeros sentados al otro lado del pasillo después de un vuelo de cuatro horas desde Tel Aviv a Frankfurt en marzo. En un vuelo de Reino Unido a Vietnam el mismo mes, un pasajero transmitió el virus a 14 pasajeros y a un miembro de la tripulación.

¿Qué precauciones de seguridad están tomando las aerolíneas?

Entre vuelos, los aviones se rocían con una niebla de desinfectante electrostático. Muchas aerolíneas sacaron o recudieron el servicio de alimentos y bebidas a bordo para frenar la interacción entre los pasajeros y la tripulación. Y algunos tienen una capacidad limitada de pasajeros para aumentar el distanciamiento.

Delta y JetBlue mantienen vacíos los asientos del medio, mientras que Southwest reserva vuelos a no más de dos tercios de su capacidad. American y United no tienen tales límites, aunque ambos permiten a los pasajeros volver a reservar vuelos de gran volumen sin cargo e intentan alertar a los pasajeros cuando los vuelos se están llenando.

¿Y las máscaras?

A fines de abril, JetBlue se convirtió en la primera aerolínea en requerir máscaras; todas las aerolíneas importantes ahora los exigen. En los primeros días hubo un cumplimiento irregular, y algunas aerolíneas adoptaron una política de no intervención para evitar confrontaciones, instruyendo a los asistentes de vuelo a no desafiar a los pasajeros sin máscara.

Pero desde entonces se tomaron medidas enérgicas. En algunos casos, los pasajeros sin barbijo fueron retirados de los vuelos y puestos en listas de exclusión aérea. Eso es lo que le sucedió la semana pasada a Robert O’Neill, el Navy SEAL que mató a Osama bin Laden, después de que se negó a usar la máscara en un vuelo de Delta.

¿Qué impacto tuvo la industria?

Enorme. El tráfico de pasajeros está 70% por debajo de los niveles prepandémicos. Las consecuencias financieras han sido masivas. Las cuatro aerolíneas estadounidenses más grandes perdieron un total de US$ 10.000 millones de abril a junio. Ya se habla del peor año en la historia de la aviación. También se esperan despidos masivos.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

Nadie espera un cambio rápido. Después del 11 de septiembre, el número de pasajeros estuvo deprimido durante años y las aerolíneas no volvieron a ser rentables hasta 2007. Los funcionarios de la industria no anticipan una recuperación completa hasta 2024, y algunos creen que el volumen de pasajeros nunca volverá a niveles previos a la pandemia.

Qué pueden esperar los pasajeros

En los próximos años, los pasajeros de las aerolíneas pueden esperar nuevas medidas de seguridad cuando lleguen al aeropuerto. Algunos aeropuertos están probando filtros térmicos para detectar personas con fiebre, y los expertos de la industria dicen que también puede haber exámenes de salud avanzados que miden la frecuencia cardíaca y los niveles de oxígeno en sangre.

La tecnología de reconocimiento facial, que ya está en proceso, puede reducir la necesidad de interactuar con las pantallas táctiles y el personal del aeropuerto. Los aviones pueden estar equipados con escudos protectores o asientos escalonados.

En el frente de los precios, habrá tarifas deprimidas a corto plazo atraigan a los pasajeros de regreso, pero más altas a largo plazo a medida que las aerolíneas intentan recuperar las pérdidas. Cuando regresan los alimentos y las bebidas, podrían tener cargos elevados y algunos esperan que las tarifas de equipaje aumenten.

Dejá un comentario