Las consecuencias políticas del acuerdo

6 de agosto, 2020

Por Augusto Milano

El acuerdo alcanzado con los bonistas tiene consecuencias políticas. Es un punto de partida para que el Gobierno avance con definiciones de política económica que podrían expresarse en 60 medidas, más allá de la reticencia oficial a la idea de un “plan”. Había coincidencia entre los economistas que lograr primero un acuerdo por la deuda era clave porque daría la pauta de los recursos con los que contaría el país. A partir de ahora deberá comenzar una negociación con el FMI que exigirá definiciones concretas sobre el rumbo que se seguirá. Por supuesto que todo dependerá de la evolución de la pandemia pero, en el frente económico, el camino quedó un poco más despejado.

El acuerdo también consolida la posición de Alberto Fernández, porque puede exhibir un resultado concreto de su Gobierno fuera del ámbito de las medidas sanitarias. En todo momento dejó en claro que había tomado la decisión política de evitar un default. También la figura de Martín Guzmán se valoriza en a medida que estaba claro que la evaluación de su gestión estaba atada al arreglo de la deuda.

El acuerdo también fortalece a los moderados en cada uno de los dos grandes espacios políticos. Un arreglo con los bonistas y la próxima negociación con el FMI no le deja mucho espacio a los sectores más radicalizados del FdT para fundamentar un relato confrontativo. Lo mismo ocurre en el otro lado porque muchas figuras de JxC elogiaron al Gobierno por haber llegado a un acuerdo. Alertar, como hace algún sector de la oposición, sobre el riesgo de que Argentina va rumbo a ser Venezuela pierde ahora un poco más de la ya poca rigurosidad que tiene ese argumento.

Por lo tanto, el acuerdo les da oxígeno a los moderados del oficialismo y de la oposición y fortalece al también al sistema político porque las figuras menos confrontativas son las que tienen mayor aceptación en la sociedad, según revelan todas las encuestas, y eso da la pauta de lo que la sociedad espera de sus referentes.

Dejá un comentario