Cepal y ONU Mujeres piden reconocer “la economía de los cuidados”

20 de agosto, 2020

Cepal y ONU Mujeres piden reconocer "la economía de los cuidados"

La crisis económica generada por la pandemia tiene efectos diferenciales por países, sectores, edades y, también, géneros. Sobre ese último factor alertaron ayer la Cepal y ONU Mujeres en un documento conjunto. La coronacrisis dejará a 118 millones de latinoamericanas viviendo en la pobreza en 2020, 22% más que el año anterior. Además, la tasa de desempleo femenino avanzará hasta 15,2%, seis puntos porcentuales más que en 2019. “Las mujeres serán afectadas de forma desproporcional por aumento de desempleo, pobreza y sobrecarga de cuidados, especialmente en los hogares de quintiles más bajos”, dijo la líder cepalina, Alicia Bárcena.

Hacia adelante, la situación no es alentadora porque una parte creciente de la vida diaria se llevará a cabo en los hogares. Sin medidas contundentes, y dado el hecho de que las mujeres dedican tres veces más tiempo que los hombres a los cuidados, la integración económica de las mujeres se resentirá.

“El rol de cuidadoras ‘naturales’ que las sociedades asignan casi en exclusividad a mujeres y niñas, genera una sobrecarga de trabajo. Esto limita sus oportunidades y elecciones, socavando sus derechos y convirtiéndose en un obstáculo fundamental para la igualdad de género y el empoderamiento y la autonomía de las mujeres.

Por ello, se habla de la necesidad de reconocer, redistribuir y reducir el trabajo de cuidados no remunerado asumido por las mujeres para permitir que la responsabilidad sobre este trabajo fundamental sea valorada y asumida entre el Estado, el sector privado, la comunidad, los hogares y entre hombres y mujeres”, dice el documento conjunto de Cepal y ONU Mujeres. Eso se agrega a que, además, la presencia femenina es mayoritaria en un sector clave hoy en día: el de la salud. “El 73% de los trabajadores son mujeres”, afirmó Bárcena. Por eso, tanto la Cepal como ONU Mujeres piden en el informe a los gobiernos de la región colocar los cuidados en el centro de sus respuestas a la pandemia para que ese trabajo se reconozca como clave, se redistribuya mejor entre géneros y se reduzca la carga de labores no remuneradas. “La crisis del Covid- 19 debe transformarse en una oportunidad para fortalecer las políticas de cuidados en la región, desde un enfoque sistémico e integral”, afirmó Bárcena.

“Si los gobiernos no se toman en serio la necesidad de fortalecer sistemas de cuidados con corresponsabilidad, esta crisis puede dejar a muchas mujeres fuera de la economía y sin poder ejercer sus derechos económicos y sociales”, advirtió María Noel Vaez, Directora para las Américas de ONU Mujeres. Además, Vaeza abogó por la urgencia para “romper ese círculo vicioso entre cuidados, desigualdad, precariedad, exclusión y pobreza”.

En el ámbito del cuidado remunerado, el cambio transformador debe hacerse atacando las condiciones laborales precarias bajo las que se realiza y los bajos salarios que perciben trabajadores y trabajadoras de la educación, la salud, los cuidados personales y el trabajo remunerado de hogar, en comparación con otros sectores de la economía.

En el ámbito del trabajo de cuidado no remunerado, se debe hacer frente a la invisibilidad, la falta de reconocimiento y a las desigualdades que operan al interior de los hogares.

“Ambos sectores son fundamentales para el sostenimiento cotidiano de la vida y el funcionamiento del sistema económico, pero no deben continuar operando sobre las bases que sustentan y profundizan las desigualdades de género y limitan el empoderamiento de las mujeres”, concluye el documento.

Dejá un comentario