La circulación del dinero: menor nivel en 45 años

3 de agosto, 2020

pesos

La velocidad de circulación del dinero, es decir el tiempo en que tarda el dinero de cambiar de manos, se redujo durante la cuarentena a los niveles más bajos desde 1975, lo cual explica la baja inflación pese a la fuerte emisión, según datos del Banco Central y el sector privado.

Concretamente, los pesos en poder del público y los depositados en cuentas corrientes y cajas de ahorro (M2) “cambiaron de manos” en julio a casi la mitad de la velocidad de marzo, el registro más bajo de los últimos 45 años.

La importancia de este fenómeno radica en que, pese a la histórica caída en la actividad (26% en abril) y a que el M2 creció 49,4% durante 2020, el aumento de precios se vio limitado por la baja circulación del dinero.

“La velocidad de circulación cae por una combinación de alta incertidumbre y restricciones físicas de la gente para acceder y usar los fondos. Esto hace que los pesos giren menos”, explicó Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma, a Télam.

Un informe reciente de la consultora reveló que la circulación de dinero fue 20% más baja en julio que en el promedio de los últimos 15 años. Sin embargo, advirtió Caamaño, los pesos quedaron mayormente en cuentas a la vista (cajas de ahorro y cuentas corrientes), por lo que “es plata que está parada en la línea de largada, lista para volcarse al mercado”.

“Por ahora no hubo una presión sobre los precios pero, con algo menos de restricciones y más previsibilidad, en julio se empezó a ver más presión sobre los dólares paralelos”, aseguró.

En este sentido, si en los próximos meses empezara a recuperarse el ritmo de movimiento de dinero, la única forma de evitar que impacte en los precios, según Caamaño, es que se haga “en forma lenta y esté acompañado por un repunte en la actividad económica”.

“Por eso es necesario que la gente esté tranquila y que no vaya corriendo a sacarse la plata de encima. Eso generaría una aceleración de la inflación muy disruptiva. De ahí la importancia de generar expectativas y dar un horizonte”, aseguró.

Datos del BCRA Según un informe de la Subgerencia General de Investigaciones Económicas del BCRA, la relación entre circulación monetaria y nivel de inflación ha tenido un estrecho vínculo en la historia argentina.

El documento, que analiza el comportamiento de ambos fenómenos entre 1970 y 2005, destaca que el primer hito de fuerte aceleración del “cambio de manos” de los billetes se produjo en 1975.

Aquel año, el Gobierno llevó adelante un el fallido plan de estabilización económica conocido como el “Rodrigazo”, que duplicó el precio de los combustibles, las tarifas de servicios públicos y el dólar y llevó a la inflación aquel año hasta casi el 200%.

“Entre 1975 y fines de 1990, con la excepción de la estabilización breve que produjo el Plan Austral en 1985, la inflación y la circulación monetaria mostraron una tendencia creciente”, señaló el informe del BCRA.

Dejá un comentario