Incluyendo a la deuda bajo ley local, el “debt relief” (alivio de deuda) asciende a US$ 52.000 M

5 de agosto, 2020

Haber reestructurado la deuda pública en dólares con privados es un gran avance para el Gobierno. Los números muestran que alivió una restricción severa y que evitó todos los problemas asociados a haber continuado en default. Es probable que el gran pueblo argentino no llegue a conocer a Loretta Preska y que se deje de hablar de Blackrock.

El alivio lo marca el “debt relief” (alivio de deuda). “Con este acuerdo, Argentina alcanzaría un alivio en los pagos de capital e intereses de US$ 34.600 millones en la deuda emitida bajo legislación extranjera y si se incorpora el canje de títulos emitidos bajo ley local la diferencia en los pagos llegaría a US$ 52.000 millones”, señaló un informe de PxQ, la consultora que lidera Emanuel Alvarez Agis, al que accedió El Economista. “La carga de vencimientos anuales de títulos públicos en moneda extranjera (ley local + ley extranjera) no superaría el 1% del PIB hasta 2024, lo cual genera un gran alivio para las necesidades financieras externas. Sin embargo, entre 2021-204 se concentra el vencimiento de los US$ 44.000 millones correspondientes a la deuda con el FMI. El acuerdo con los acreedores es un gran paso. El siguiente desafío es negociar la extensión del acuerdo con el Fondo bajo condiciones que permitan que la economía Argentina se recupere”, agregaron.

Se escuchará, eso sí, el nombre de Kristalina Georgieva. ¿Habrá enamoramiento, como el que Mauricio Macri auguraba con Christine Lagarde? No es necesario tanto: alcanza con firmar un nuevo acuerdo para diferir los pagos de Argentina y no pedir tanto a cambio (las famosas “condicionalidades”). Todo indica que no será una negociación fácil, pero la nueva línea del FMI y el contexto pandémico son un terreno fértil para alcanzar un nuevo programa más razonable.

Lamentablemente, el “debt relief”, aunque importante, no soluciona todos los problemas. Ni siquiera el del mercado cambiario: aún faltan dólares. Con importaciones por el piso, la demanda de dólares tenderá a subir y no sobre nada en el MULC. Es deseable que suban las exportaciones, pero poco probable en un mundo anémico y no en modo comprador. En algún momento, volverá a aumentar el consumo en dólares afuera cuando el turismo se normalice. Por cierto, ahora el gap de dólares de la economía es menor, pero sigue estando y el riesgo de un salto discreto del tipo de cambio no debe eliminarse como posibilidad.

Más allá de la compresión de la brechas formales de ayer (CCL cayó 2,3% y MEP, 4,7%) y la caída del “blue” a la zona de $128, se trata de un spread aun amplio contra el oficial que no es positivo para el MULC. Por ejemplo, mantiene muy firme la demanda minorista, como se está viendo. Aun con cepo de US$ 200 mensuales, se trata de cerca de una demanda de US$ 850 millones por mes. Con un BCRA que no compra reservas y tiene pocas, es “plata”.

***

Lavagna: “Es importante haber terminado”

“Es importante haber terminado (la negociación), me alegro que así sea y que se despeje una de las tantas cuestiones que hay que despejar para que el país pueda volver a arrancar”, dijo ayer Robert Lavagna en declaraciones a Télam Radio. Asimismo, mencionó a través de su cuenta de Twitter que “haber alcanzado el acuerdo en uno de los componentes de la deuda es muy positivo para Argentina”. El economista agregó: “Después de varios años de marcado aumento de la deuda sin crecimiento de la economía y deterioro de las condiciones sociales de vida, esto contribuye a que se generen mejores condiciones para la recuperación, que deben ser aprovechadas con políticas acertadas”.

Dejá un comentario