El salario real está en su menor nivel en 18 años

21 de agosto, 2020

pesos inflación plazos fijos desafíos herencia fiscal

En mayo (último dato oficial conocido), la variación de los salarios totales respecto al mes anterior presentó una caída de 0,1%, como consecuencia de que los salarios registrados tuvieron una variación cercana a cero (caída de 0,2% en el sector privado y aumento de 0,5% en el sector público) y los salarios del sector privado no registrado tuvieron una disminución de 0,5%.

“Cuando se evalúa el salario en términos de dólares, se observa gran volatilidad. El sueldo de los trabajadores privados formales se ubica actualmente en torno a los US$ 900, un nivel semejante al de 2001, pero llegó a un piso de US$ 270 en 2002 y trepó hasta US$ 1.650 dólares, una cifra que se mostró insostenible por la falta de productividad de la economía argentina, con severos problemas de competitividad y deterioro de la balanza comercial”, indicó ayer Ieral, de la Fundación Mediterránea.

De acuerdo con la entidad, en términos de metros cuadrados para construir, según los cálculos de la entidad, un salario mensual hoy equivale a 1,44 m2, el nivel más bajo de los últimos trece años, con deterioro continuo en los últimos cinco periodos. Asimismo, con un sueldo promedio se pueden adquirir 167 kilos de carne vacuna, el poder de compra más bajo en veinte años después del piso de 162 kilos en 2010.

Sin embargo, según Ieral, durante el primer semestre de este año con un salario promedio se pudo comprar el equivalente al 9,7% de un vehículo de gama media-baja sin patentar. En base a este ejemplo, el poder adquisitivo es un poco superior al del año pasado, aunque lejos del 12,1% de un automóvil que podía comprarse en 2017, el máximo guarismo de los últimos 20 años.

“Las discusiones salariales se desactivaron en el primer semestre, pero ahora se están reiniciando. Se negocian acuerdos cortos (de tres a seis meses), con mejoras porcentuales o sumas fijas pactadas en relación a la inflación; y si se trata de pactos anuales, los aumentos se sitúan entre el 25% y 30%”, indicó en su informe.

Sin embargo, las actividades “más golpeadas por las políticas de confinamiento, como el caso de gastronómicos, comercios, la industria textil y la construcción, enfrentan severas dificultades para una recomposición salarial”. “Desde el punto de vista del consumo, hay que tener en cuenta la gran cantidad de trabajadores involucrados”, remarcó.

Asimismo, Ieral señaló que 2020 terminará con un alto déficit fiscal primario, en torno al 8% del PIB, lo que conduce a una elevada emisión monetaria, a lo que se suman las tarifas de servicios públicos en algunos casos nuevamente rezagadas.

“Con un nivel relativamente bajo de reservas de libre disponibilidad del BCRA (entre US$ 4.500 millones y US$ 8.500 millones) y un tipo de cambio oficial que ya muestra signos de retraso, no resultará fácil la recuperación de los salarios reales en los próximos meses, ante el posible repunte de la tasa de inflación”, advirtió.

Dejá un comentario