El realista discurso de Michelle Obama

18 de agosto, 2020

Cada uno  de los oradores de la primera noche de la Convención Demócrata tenía una misión que cumplir y le habló a un segmento determinado del electorado. Dos de ellos, concentraron la atención: Bernie Sanders y Michelle Obama.

Sanders expresa al sector más progresista del electorado demócrata al que ahora le tiene que pedir que vote masivamente por un candidato moderado. Para ello usó dos argumentos: Joe Biden aceptó incorporar sus propuestas progresistas a la plataforma partidaria y que derrotar a Donald Trump es imperioso porque constituye una amenaza para la democracia.

El mensaje de Michelle fue realista, sin vueltas y con una carga de sinceridad que no es habitual escuchar y que incluso se contrapone, en cierta medida, al de su marido. Reconoció que “su mensaje no sería escuchado por mucha gente” porque asumió una realidad que ningún candidato reconoce en público al decir que “vivimos en una nación que está profundamente dividida y yo soy una mujer negra hablando en la Convención Demócrata”.  Convocó a los propios a que vayan votar y sin invocaciones edulcoradas a los que piensan distinto.

Eso se contrapone al tradicional mensaje de Barack que sostenía que “no hay estados azules (por los demócratas) ni rojos (por los republicanos) sino un único Estados Unidos”.  Es un discurso políticamente correcto y unir al país es un objetivo que debe perseguir  un Presidente, pero es irreal en este momento, como  lo comprobó durante su mandato.

Donald Trump, por el contrario, desde el primer momento exacerbó las divisiones de la sociedad. Michelle asumió ese dato y dijo lo que no podrán decir ni Kamala Harris ni Biden: tenemos que ganar nosotros para evitar el caos que se produciría si ganan ellos.

Dejá un comentario