El desempleo asciende al 15,5%, según la UCA

12 de agosto, 2020

empleo juvenil desempleo

Hace unos días, el Ministerio de Trabajo informó que durante mayo, segundo mes completo en cuarentena, el empleo privado registrado siguió mostrando fuertes bajas, con una caída interanual de 4,8% en el caso de los asalariados privados (294.600 empleos menos), aunque proporcionalmente la contracción se sintió más en los monotributistas y autónomos, con bajas interanuales de 6,1% y 5,8%, respectivamente.

De esta manera, entre los trabajadores independientes y en relación de dependencia, durante los cinco primeros meses del año se perdieron 451.700 puestos de trabajo registrado, un descenso que siguió aún después de entrada en vigencia la prohibición de los despidos y la doble indemnización que dispuso el Gobierno.

En tanto, los trabajadores no registrados, al no tener la protección que tienen los empleados registrados durante la cuarentena, se están viendo bastante más afectados por la actual crisis económica como consecuencia de la abrupta caída de la actividad tras las medidas de aislamiento social. Según el Indec, durante el primer trimestre del año (último dato oficial conocido) el desempleo ascendió al 10,4%, luego de que durante el último trimestre de 2019 la desocupación se ubicara en 8,9% y durante el primer trimestre del año pasado cerrara en 10,1%.

Mientras tanto, durante el segundo trimestre de este año, con la abrupta caída de la economía tras la implementación de la cuarentena, la situación empeoró notablemente. No sólo por los despidos (que afectan principalmente a los trabajadores no registrados), sino también por los cierres definitivos que se están presentando en muchas empresas, especialmente pequeñas y medianas.

Un estudio del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) estima que entre abril y junio el desempleo ascendió al 15,5% con la generación de más de un millón de nuevos desocupados, una estimación que coincide con la consultora Ecolatina, que el mes pasado estimó que el desempleo superó el 15%.

De acuerdo con la UCA, durante los tres primeros meses del aislamiento la tasa de desocupación se habría incrementado en casi 50%. Entre quienes perdieron su trabajo durante este lapso, la mayoría de los afectados fueron los trabajadores de la economía informal, con alrededor de 650.000 casos.

De esta manera, siguiendo el análisis de esta universidad, con este incremento de la desocupación la cantidad absoluta de personas sin trabajo habría pasado de 2,2 millones durante los primeros tres meses del año a 3,3 millones durante los tres meses siguientes, sobre una población económicamente activa de 19 millones de personas.

De acuerdo con los economistas y analistas privados, la situación hacia adelante no es muy alentadora. A pesar de la cantidad de despidos, en el caso de los trabajadores formales el empleo no cayó tanto como lo hizo la actividad, por lo que cuando llegue la recuperación económica la reactivación en el empleo sería acotada, ya que las empresas mantuvieron a gran parte del personal registrado.

***

LCG: “No esperamos un rebote rápido”

“En los próximos meses podría esperarse un freno en la caída de empleo en la medida que la actividad comience a recuperarse. De todas formas no esperamos que se evidencie un rápido rebote del mercado de trabajo, sobre todo considerando el rezago con el que opera y la rigidez que caracteriza al mercado laboral argentino, teniendo en cuenta además que aquellas empresas que no pudieron despedir durante el período de confinamiento no realizarán nuevas contrataciones”, dijeron desde LCG.

Dejá un comentario