Revisión de deuda M: el BCRA dice que mandó información, pero la comisión no avanza aún

3 de agosto, 2020

En su recordado discurso ante la Asamblea Legislativa, Alberto Fernández habló de temas varios y la deuda pública fue uno de los más mencionados. Lógico.

En aquella lejana prepandemia, el Jefe de Estado dijo ante todos los presentes. “El Banco Central de la República Argentina se encuentra analizando de modo pormenorizado la manera en que nuestro país recibió divisas en concepto de préstamos y el destino que los mismos merecieron. Todos hemos visto impávidos como los dólares que deberían haber financiado el desarrollo productivo, acabaron fugándose del sistema financiero, llevándose los recursos y dejándonose la carga de la deuda”, señaló. “Debemos saber lo que pasó, quienes permitieron que ello suceda y quienes se beneficiaron con esas prácticas. Necesitamos no hacernos los distraídos ante lo ocurrido porque el riesgo que acarrea tal distracción es la concreción de un daño inmenso que deberían soportar varias generaciones de argentinos”, añadió y agregó: “Más allá de analizar lo ocurrido, hemos iniciado las negociaciones para reestructurar la deuda pública”.

En mayo, el BCRA publicó un informe poco exhaustivo sobre la “fuga de capitales” en la era de Cambiemos. “El conjunto de políticas económicas que se aplicaron desde diciembre de 2015 facilitaron la fuga de capitales por más de US$ 86.000 millones y crearon las condiciones para la irrupción de un nuevo episodio de crisis por sobreendeudamiento externo, según el informe que realizó el Banco Central de la República Argentina (BCRA) a pedido del Poder Ejecutivo Nacional”, dijo el BCRA.

Ese mes, también, se constituyó la Bicameral de Seguimiento y Control de Deuda Externa, que es presidida por el senador José Mayans de Formosa. Más allá del aplomo de la palabra presidencial el 1° de marzo, la comisión no ha tenido tanta actividad y parece regirse por la ya famosa máxima del General sobre la inutilidad de las mismas. Hasta ahora, apenas aprobó un dictamen para pedir más información al BCRA, la Unidad de Información Financiera (UIF) y la AFIP.

Lo más recordado de esa reunión de fines de mayo fue el cruce entre Mayans y Luciano Laspina, que hizo una larga presentación inicial. “Usted no quiere escuchar razones, quiere instalar un debate político. Quieren hacer política con esto. Está siendo funcional a eso. La comisión bicameral debería estar en manos de la oposición para poder estar controlando lo que ahora está haciendo el Gobierno que es un descalabro con la renegociación de la deuda. Está en una comisión de control que debe controlar al oficialismo y en verdad hace oficialismo. Esa es la verdad de la milanesa, basta de ser hipócritas por favor”, gritó Laspina, vía Zoom, golpeando la mesa. “Te ponés como loco cuando hay que investigar a los amigos, eh”, chicaneó Rodolfo Tailhade. “Me quiere llevar puesto. Me quiere pechear. Tendré cara pero no soy boludo, no me quiera llevar por delante”, le dijo luego un Laspina más calmo a Mayans.

Con poca actividad en junio y julio, en los últimos días, sin embargo, el BCRA envió la información que pidió el cuerpo legislativo tras el informe de mayo. Sin mucha publicidad, la autoridad monetaria remitió a la comisión dos carpetas y un pendrive. Así lo confirmaron a El Economista desde el BCRA, aunque algunos legisladores dijeron no haberla recibido todavía. ¿Pondrá primera la comisión de Mayans o su creación operó más como una amenaza a la oposición?

La senadora María de los Angeles Sacnun reflotó el tema en la sesión del jueves pasado, cuando se dio media sanción, precisamente, la renegociación de la deuda en dólares bajo Ley Local. “Desde la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda creemos que hay que investigar porque debemos saber quiénes son los responsables de este endeudamiento que se pretendía pagar con el sacrificio del pueblo argentino”, tuiteó la senadora por Santa Fe.

En diálogo con El Economista, Fernanda Vallejos, integrante de la comisión, ratifica que la voluntad inicial del cuerpo está intacta. “Nosotros tenemos la vocación de investigar el proceso de endeudamiento desenfrenado que se produjo entre 2015 y 2019, que nos llevó a una situación de deuda insostenible, tema que por estos días el Gobierno busca subsanar mediante un acuerdo de reestructuración. De manera que, con el espíritu con el que solicitamos los informes, la idea es que esa información, conjuntamente con otras, sirva de fundamento para el informe y las recomendaciones que, una vez producida la investigación, la comisión bicameral elevará al cuerpo”, señala.

“Demás está decir que, en el caso de la información elevada por el BCRA, tiene gran relevancia a la hora de poder precisar y echar luz sobre el destino de los dólares obtenidos mediante el endeudamiento, los que, entendemos, tuvieron como principal destino la fuga de capitales del país, sin generar ningún beneficio para la Nación ni inversiones que pudieran ampliar la capacidad de repago de nuestra economía, algo que resulta evidente en la medida que el propio expresidente Macri tuvo que defaultear una parte de la deuda emitida durante su Gobierno antes de finalizar su mandato (en ese caso en pesos) y también se evidencia en la necesidad de reestructuración de la deuda externa (por impagable) reconocida por todos los sectores, incluidos los que formaron parte del Gobierno anterior”, agrega.

Dejá un comentario