Delgado: “Hay que apuntar a llevar la inflación a la zona del 20-25%”

5 de agosto, 2020

Delgado: “Hay que apuntar a llevar la inflación a la zona del 20-25%”

Entrevista a Ricardo Delgado Socio y Director de Analytica Por Juan Radonjic

El Economista dialogó con Ricardo Delgado, socio y director de Analytica, que destacó la importancia que tiene el acuerdo logrado con los bonistas. Además, sostuvo que el país ahora está en condiciones de llevar adelante un proceso de desinflación que reduzca a la mitad la tasa a la que suben los precios.

¿Qué importancia le atribuye al acuerdo que logró Argentina con los bonistas?

Claramente este es un acuerdo central para poder pensar la economía que viene en la pospandemia, una vez superados estos tristes eventos sanitarios en Argentina y en el mundo. Argentina no podía darse el lujo de ingresar en una zona de default porque lo que necesita de ahora en más es mucha estabilidad desde el punto de vista financiero. Esto va a permitir, ya lo ha hecho en el primer día de conocido el arreglo, calmar fuertemente las tensiones que hay sobre las distintas cotizaciones del dólar y por otro lado le va a permitir al sector privado estar en mejores condiciones para financiar proyectos, en sectores estratégicos. Argentina, por ejemplo, no puede desarrollar el sector de gas y petróleo en Vaca Muerta si no ingresan capitales del exterior en cantidades importantes. También sucede lo mismo en los sectores de la minería y en la propia construcción privada. En fin, hay una necesidad de divisas para poder recuperar el crecimiento en Argentina a partir de un arreglo consistente que le brinde oxígeno a la economía en los próximos años.

El acuerdo es importante, quizás no tanto por lo que se ganó sino por la crisis que se evitó…

Claramente en esta situación muy compleja que atraviesa Argentina, un default hubiese generado una disrupción todavía mayor de consecuencias impredecibles pero seguramente todas muy negativas y que pudo evitarse por la decisión del Gobierno.

La próxima negociación con el FMI implicará definir un rumbo, un programa…

Creo que ahora están dadas las condiciones para que se reestructuren los pagos de los vencimientos de capital, que comienzan el año que viene y que son muy importantes por del acuerdo firmado en el 2018 con el FMI. No están dadas las condiciones para empezar a pensar en un plan tradicional como aquellos que se conocieron en los ’80 o ’90, como la Convertibilidad y el Plan Austral, en los que se detalló con mucha precisión una cantidad de variables relevantes para la macro argentina, pero sí al menos balizar algunas cuestiones que son clave. ¿Qué se va a hacer con el déficit primario? ¿Qué efectos va a dejar la asistencia por el Covid en la economía? Pensemos que Argentina va a terminar 2020 con un déficit primario del orden de los 8 puntos del PIB y 6,5 se explican por el IFE, los programas de pago de salarios, el ATP, los programas alimentarios y asistenciales a los sectores más vulnerables. Evidentemente habrá que trabajar en algún tipo de reconversión para poder consolidar fiscalmente un programa que de alguna manera le quite al BCRA presión para financiar esos agujeros de manera persistente y a lo largo del tiempo. Ese es un punto inicial para poder proyectar una tasa de inflación más baja, que es lo que creemos que se necesita hoy Argentina hoy para poder estar en condiciones de volver a tener un crecimiento sostenido.

Además, todavía no sabemos cuanto tiempo más tienen que durar estos programas de asistencia…

Ese es un punto clave. Estamos pensando que tan solo por plantear uno, que es quizás el más significativo en términos fiscales que es el IFE, que perciben casi mueve millones de argentinos, insume $90.000 millones mensuales e impacta directamente en el déficit fiscal y se financia básicamente con emisión monetaria. Por supuesto en los últimos meses hubo cierto cambio y una mayor presencia del Tesoro colocando deuda, pero este es uno de los elementos que hay que resolver en los próximos meses. Ciertamente creo que están dadas las condiciones para que Argentina vaya a un proceso desinflacionario, a un menor nivel de inflación si se hacen las cosas bien. El tema fiscal es crítico, pero también hay algunos elementos interesantes para un programa de estabilización de precios tiene que ver, por ejemplo, con una modificación salarial inédita dada la magnitud de la crisis a partir de decisiones del sindicalismo argentino, que ha priorizado defender los puestos de trabajo y ha permitido reducciones del salario real muy significativas, incluso en sectores tradicionales que estaban siempre al frente de las reivindicaciones salariales. El gremio de Camioneros ha negociado un acuerdo de 30% para un año cuando, en realidad, la tasa de inflación proyectada es bien superior. Si Camioneros, quizás el más combativos de todos, ha cerrado este tipo de negociaciones salariales o hace unas semanas atrás el propio gremio bancario, con 26% de ajuste, evidentemente están dadas las condiciones para poder proyectar correcciones salariales mirando la inflación futura, que ese es el punto clave, y por supuesto hay que trabajar la actualización de jubilaciones y tarifarias que son otros puntos centrales para poder sostener fiscalmente un problema de estabilización. No se ha roto del todo la inercia inflacionaria, como se conoce en la jerga técnica, pero ciertamente hay un proceso técnico de ajuste de precios a la baja que parece que hay que aprovechar para que en la reconstrucción pospandemia se puede plantear un programa de estabilización que nos permita llevar a la inflación a la mitad, del orden del 20-25% en un año y medio o dos años.

Eso se haría definiendo una cantidad de metas, objetivos, sin hablar de los planes pero sí fijando rubros y objetivos claros..

Una de las puntas centrales que van a permitir balizar ese camino tiene que ver con el Presupuesto 2021, este año por las particularidades de las crisis estamos trabajando con la prórroga ampliada del Presupuesto del año pasado que no es el de este Gobierno. El año que viene el Gobierno va a poder mostrar una señal fiscal muy clara en el nuevo Presupuesto que estarán enviando a mediados de septiembre.

¿Qué ocurrirá con la brecha entre las distintas cotizaciones del dólar que complican a la economía?

El acuerdo con los bonistas va a permitir descomprimir esa brecha que había llegado a superar el 70% en varios momentos de estos últimos meses. Eso se empieza a ver en el dólar marginal blue, que tuvo una fuerte caída en el día de hoy (por ayer) e incluso en el dólar Bolsa y el CCL. Esto como primer dato fue una buena noticia. Además, hay una valorización de los activos argentinos de renta fija y renta variable y claramente hay un recorrido de estabilidad del mercado financiero. Creo que Argentina tiene que trabajar, a partir de las señales que planteaba antes, para tratar de llegar a alrededor de 1.000 puntos básicos de riesgo país en los próximos tiempos para posibilitar que se desempolven proyectos de inversión real, que le permiten a Argentina generar el ingreso de divisas que eran corto plazo no van a poder generar las exportaciones. Argentina necesita dólares y las exportaciones, especialmente las vinculadas al sector agropecuario, van a dar las divisas que la propia cosecha permita dar, pero no va a haber un incremento marginal de dólares que son necesarios para poder poner en marcha la economía. Esto de alguna manera requiere inversiones en estos sectores estratégicos y ciertamente la señal de haber evitado un default, con consecuencias que prometían ser catastrófica para la economía argentina, es un gran indicador en ese sentido.

Dejá un comentario