Aún por debajo de la depresión precuarentena

28 de agosto, 2020

negocios durante la pandemia

Por Federico Pablo Vacalebre Profesor de UCEMA

Un rebote en términos de actividad se estaría viviendo y eso parece confirmarlo el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), ya que en la semana pasada se ha dado a conocer la evolución a junio del estimador mensual de actividad.

¿Qué es lo que vimos? En dicho mes se ha reflejado una recuperación en relación a mayo del 7,4%. Claro está que el punto más bajo fue abril, registrando el peor nivel de actividad, y que hoy vemos el rebote de la economía luego de que ciertas actividades comenzarán a flexibilizarse. Desde mayo se empezaron a ver registros de mayor actividad económica que en el mes de abril (el de la cuarentena más estricta). Aunque continuamos 13% por debajo de los niveles precuarentena.

¿Qué es lo que quedará? El segundo trimestre del 2020 quedará justamente como la gran contracción histórica del país, arrojando una caída del 16,5% en relación al primer trimestre y del 19,5% en relación a igual período del año pasado.

La gradual flexibilización de la cuarentena y el regreso a la actividad de algunos sectores económicos que se encontraban fuertemente limitados ha sido fundamental para el rebote de la misma. En efecto, si miramos la variación de junio respecto de mayo (+7,4%), vemos que la misma fue menor que la de mayo en comparación con abril (+9,7%). Cabe mencionar que esta crisis ha sido tanto un shock de oferta como de demanda por lo que a medida que el funcionamiento económico se vaya normalizando tal shock de oferta se irá desperdigando.

Ahora bien, con los niveles de oferta diseminados ante tales restricciones, ¿podemos decir que se ve lo mismo en todos los sectores? Claro que no. Justamente esto pone en relieve la marcada heterogeneidad sectorial existente. Donde algunos sectores acumulan una caída interanual en el primer semestre de hasta 15% y otros están registrando guarismos nunca antes vistos. Claro ejemplo de esto son sectores como los de intermediación financiera, servicios públicos o comercio que, en junio, no han tenido variación o tuvieron una variación levemente positiva y se encuentran dando la vuelta a la curva, siendo que arrastraban un primer semestre con altas variaciones interanuales negativas. De la vereda de enfrente, sectores como hotelería, gastronomía, servicios y/o construcción acumulan contracciones en el primer semestre iguales o superiores al 40%, y sin signos de que estén en camino hacia una posible recuperación.

Vale mencionar también que la pandemia trajo cambios de hábitos de consumo. Siendo que los agentes económicos prevén una nueva devaluación o que no tienen donde colocar la cantidad de pesos que se han inyectado, lo cierto es que se han registrado aumentos en términos reales en ventas de productos tales como limpieza, materiales para la construcción doméstica, artefactos eléctricos, muebles, colchones y textiles (según datos del Ministerio de Desarrollo Productivo). Y, en este cambio de hábitos, las ventas online han sido un gran vehículo para canalizar dicho consumo. En términos generales, la actividad comercial ha amortiguado la caída generada por la cuarentena por intermedio del aumento de la demanda generado por cambios en los hábitos de consumo y por un comportamiento tendiente a preservarse.

¿A qué conclusiones podemos llegar? Las caídas tan prominentes como las que tuvieron que enfrentar aquellos sectores que han sido los más castigados dejan consecuencias duraderas en la estructura económica. No por retomar la actividad y liberar las restricciones se evita ni la pérdida de capacidad instalada ni mucho menos las quiebras de empresas o la pérdida de puestos de trabajo. Cuando el shock de oferta vaya perdiendo peso, será la demanda agregada, en condiciones normales, la que marcara la actividad económica real, la cual es esperable que permanezca debilitada. Tendremos que ver que política económica podrá implementarse, y si es que hay lugar para ello, dado los desequilibrios macroeconómicos (fiscales y monetarios) a los que asistimos.

Dejá un comentario