Aspiradora: Guzmán toma deuda y el Banco Central, Leliq

12 de agosto, 2020

Por Luis Varela

En otro día con claroscuros y con altísima volatilidad, los precios fueron de un lado al otro en casi todos los mercados.

El día, al nivel global, se inició con un verdadero clima festivo. Muy interesado por que las cuarentenas se eliminen en todas partes para que vuelva la actividad y se sostenga el precio del petróleo (principal fuente de financiamiento de Rusia), el presidente Putin anunció que ya tienen la vacuna, se llama Sputnik 5, y con esa posibilidad las bolsas europeas respiraron con subas interesantes.

Al mismo tiempo, como la posibilidad de la vacuna puede devolverle al mundo una condición de mayor normalidad y menos miedo, los activos refugio que fueron furor en los últimos tres meses se cayeron como un piano: hubo retrocesos de hasta el 10% en las cotizaciones de las criptomonedas, y también hubo caídas muy consistentes para las onzas de oro y plata.

A pesar de las buenas subas en las bolsas europeas, la Bolsa de Nueva York terminó con bajas del 0,4% al 1,7%, con las tecnológicas atrás de todo.

En Manhattan repetían: es probable que la vacuna rusa sea una Caja de Pandora, pero en el mercado de hoy empezamos a ver lo que ocurrirá cuando efectivamente lleguen las vacunas que sirvan para terminar con la pandemia: muchos precios volverán a la normalidad, y lo que subió en exceso depurará, con una gran rotación, gigantesca, en las inversiones, y en todos los sectores.

De todas formas, con Rusia dando ese avance, que veremos si es cierto, y con los demócratas anunciando una copiloto que no gustó demasiado, la casa de bolsa Morgan Stanley salió a alertar a los inversores que la emisión de la Reserva Federal es una bomba de tiempo y que “EE.UU. se enfrenta a una posible explosión inflacionaria”.

Con eso, el dólar volvió a mostrar debilidad en línea con las moneas del mundo. En el exterior subió 0,6% contra el yen y avanzó 0,1% contra la libra, y no cambió contra el euro, pero bajó 0,4% en México, achicó 0,7% en China, cedió 1,4% en Chile y cayó 1,8% en Brasil.

Y en Argentina el valor del dólar se está transformando en una suerte de trabalenguas algebraico, ya que el Gobierno no para de emitir pesos y de tomar deuda, inflando un problema enorme por delante, conteniendo las cosas presentes como puede.

De hecho, la vicejefa de Gabinete Cecilia Todesca dijo que la cuarentena puede llegar a ser discutida, pero el cepo cambiario está para quedarse, “porque tenemos que reconstruir la credibilidad en el peso, para que los argentinos se convenzan de que es negocio realizar operaciones en nuestra moneda”.

Con eso, los dólares oficiales siguieron en su escalera de crawling peg, el blue se mantuvo quieto, y los dólares financieros libres, que había alcanzado un récord el lunes, bajaron, con un Banco Central que volvió ó a perder reservas. El dólar turista subió 5 centavos hasta $100,32, el oficial subió 4 centavos hasta $77,17, el blue cerró sin cambios a $131 y el mayorista subió 5 centavos hasta $73. Otra vez el BCRA volvió a sufrir goteo de reservas: resignó US$ 30 millones y por eso le quedan US$ 43.303 millones.

El dólar MEP bajó $1,31 pesos hasta 124,53. El contado con liquidación bajó 58 centavos hasta 127,77. Y con eso, la brecha entre el dólar oficial y el blue fue de casi 70% mientras que la del CCL y el mayorista se mantuvo en 75%. Y, medidos en pesos, el real subió 23 centavos hasta 13,55 y el euro subió 7 centavos hasta 85,64.

Todas estas cotizaciones vinieron acompañadas por movimientos gigantescos de pesos. El ministro Guzmán realizó una exitosa licitación de colocación de Letras y Bonos en pesos. Teniendo en cuenta que el BCRA ya emitió 1,2 billones de pesos este año y desde ahora hasta fin de año emitirá otros 1,3 billones , ayer a Guzmán le vencían títulos en pesos por $50.000 millones pesos, y con 546 ofertas recibidas, el Gobierno colocó letras del Tesoro por $117.000 millones, al tiempo que por la otra ventanilla el BCRA tomaba Leliq por $250.000 millones pagando 38% anual (45% efectivo), mientras los bancos pagan en plazos fijos 33% anual nominal (38% efectivo).

Parsimonioso, Guzmán sigue limpiando el corto plazo y pasando deuda para adelante: paga el que sigue. Así, colocó Letes en pesos al 30 de diciembre con tasa del 33,25% anual por $47.183 millones. Colocó Letes en pesos al 29 de enero con tasa del 34,25% anual por $37.934 millones y Bonos Cer + 1,25% a septiembre 2022 por $19.084 millones. Y colocó Bonos Cer + 1,95% a agosto de 2023 por $13.012 millones.

A pesar de esta exitosa licitación, como la hora de la verdad por el canje ley NY se acerca (el 24 de agosto, menos de dos semanas), los títulos públicos argentinos siguen flojos. Con gran volumen hubo bajas leves y, lejos de la mejora esperada, el riesgo país sigue sostenido ya que ayer trepó 10 unidades, hasta 2.093 puntos básicos.

Y, así como los bonos tuvieron un día pálido, las acciones tampoco se destacaron. Mientras hubo baja del 1,2% en la Bolsa de San Pablo y suba del 1,1% en la de México, con los inversores globales muy preocupados porque las tecnológicas, que tanto subieron, empiezan a despeñarse, las acciones argentinas perdieron precio tanto a nivel local como en el exterior.

Con más negocios ($1.408 millones), el índice S&P Merval cayó 2,3%, pero la peor parte estuvo en los ADR argentinos que cotizan en la Bolsa de Nueva York, ya que allí no se salvó casi ningún papel y hubo caídas de hasta el 8% en dólares.

El anuncio de vacuna no le sirvió a Trump para sostener el petróleo. El barril de crudo bajó 1%. Los metales preciosos y las criptomonedas se desbarrancaron, con gran toma de ganancias, que veremos si se frena. Pero los metales básicos actuaron sostenidos y, bueno para la argentina, los granos lograron tener una buena rueda, tanto en Chicago, como en Rosario, donde en promedio, están por superar el valor techo de los últimos dos años.

Dejá un comentario