Afirman que las mesas al aire libre elevarían 30% la facturación

26 de agosto, 2020

La implementación de un sistema de take away ampliado permitiría incrementar entre 15% y 20% las ventas de los comercios de gastronomía, de acuerdo con el tipo y ubicación del local, mientras que la posibilidad de incorporar mesas al aire libre con protocolos elevaría la mejora en 30% en los niveles de ventas.

Así lo destacó un relevamiento de la Asociación Argentina de Marcas y Franquicias (AAMF), del cual se desprende que las ventas actuales de los locales vinculados a la gastronomía reportan en la actualidad caídas de ventas en un promedio interanual del 65%.

El informe precisó que durante las diferentes fases de cuarentena, en promedio, el 75% de los consumidores eligió el delivery para realizar sus pedidos. La implementación de un take away ampliado (posibilidad de comer o beber en el exterior del punto de venta) permitiría incrementar entre 15% y 20% las ventas gastronómicas de acuerdo con el tipo y ubicación del local. A su vez, la posibilidad de incorporar mesas al aire libre con protocolos reportaría hasta 30% de mejora en los niveles de ventas actuales.

Del relevamiento del sector gastronómico realizado por la AAMF participaron grandes cadenas de pizzerías, heladerías y cafeterías, para conocer cuál es la diferencia económica entre el take away (para llevar) y el delivery (envío a domicilio), tanto para el consumidor como para el comerciante, durante las distintas fases de la cuarentena.

Así en la fase 1, en la que el 100% de las ventas fue por delivery porque no estaba habilitado el take away, las caídas de venta oscilaron entre el 70% y el 100%, dependiendo de tipo y ubicación de negocio. En esta etapa gran cantidad de comercios aún no podían operar porque no tenían desarrollado el delivery.

En la fase 2, con la habilitación del take away, las ventas crecieron levemente versus la fase 1, y alcanzaron caídas que oscilaron entre el 60% y el 80%. En la actualidad, los comercios relevados afirmaron tener un nivel de actividad del 35%, es decir, caída del 65% ante lo esperable para esta época.

Ante esta situación, el gerente general de la AAMF, Ezequiel Devoto, consideró que “es imprescindible y urgente la habilitación de las mesas exteriores y el interior de los salones con un aforo del 50%, obviamente con protocolos de higiene y distanciamiento”.

Por su parte, el directivo del sector franquicias consideró que la eventual habilitación debe contemplar “la continuidad de los planes de asistencia, para evitar que sigan cerrando negocios y se sigan perdiendo puestos de trabajo”. Se estima que el sector gastronómico emplea en forma directa a más de 500.000 personas en todo el país.

La Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba) también se pronunció al respecto e instó a “acelerar la habilitación de mesas fuera de los locales gastronómicos”, al tiempo de que hicieron eco de la campaña “Sillas al revés”, que impulsan cientos de bares y restaurantes del país. 

“El movimiento de bares y restaurantes que lidera el empresario Marcelo Salas viene planteando seriamente una problemática que urge atender”, manifestó el presidente de la entidad, Fabián Castillo..

A su vez, recordó las demandas del sector como “rebaja del IVA al 50 por ciento, ATP hasta marzo, reducción de aportes y contribuciones y exención de Ingresos Brutos por seis meses, entre otros”.

“Con protocolos claros y medidas sanitarias cumplibles, los bares y restaurantes pueden empezar a retomar su actividad y de esta manera evitar que sigan cerrando”, concluyó el presidente de Fecoba.

Dejá un comentario