Un banco central encriptado

16 de julio, 2020

Mercados finanzas bolsa títulos

Por Ignacio Vitale Licenciado en Dirección de Negocios Globales y coordinador del Observatorio FinTech del Círculo de Legisladores de la Nación

No es secreto para nadie que el mundo de las criptomonedas en la actualidad avanza a pasos agigantados, casi a la par de las diferentes tecnologías mismas. Sus usos y aplicaciones son cada vez más variadas, lo que expande a gran velocidad el futuro de las diferentes economías que decidan emplearlas para salir adelante.

Desde la aparición de las tecnologías de blockchain (cadena de bloques) y las stablecoins (monedas estables), el mundo ha cambiado de forma constante, estudiando a este tipo de activo económico y sus ventajas sobre los métodos económicos empleados desde hace décadas hasta la actualidad.

Tradicionalmente los bancos centrales de cada país han sido muy escépticos en cuanto a la inclusión de nuevas tecnologías para la solución de los diferentes problemas económicos. Sin embargo, sorprende la gran cantidad de países que están estudiando a fondo todo lo relacionado para establecer en sus proyectos el uso de tecnología blockchain, así como otros tanto alrededor del globo que ya la han implementado de forma exitosa en fases primarias y que continúan su exploración para una mayor incorporación en las diferentes economías.

Este movimiento tiene su asiento en el Banco Mundial, que ha estado detrás de la inclusión de blockchain en las operaciones, con miras a mejorar no solo las operaciones locales, sino aquellas que sean transfronterizas.

No solo mejora el tiempo en el que se llevan a cabo los pagos sino también se llevan a cabo operaciones mucho más seguras y con un respaldo mejor, pues estas monedas no están sujetas a regulaciones gubernamentales ni a decisiones políticas. Por eso, su valor es alto y estable en cualquier parte del mundo.

El Banco Mundial recientemente publicó un informe en el que se realzan las cualidades que tendrían el uso de todas las diferentes tecnologías emergentes para potenciar las economías y llevarlas hacia una mayor globalización.

Así, el uso no solo de blockchain sino de la Tecnología de Contabilidad Distribuida (DLT), las stablecoins, el BigData, sistemas de tokens para pagos y más serían parte de la nueva era tecnológica. Este informe es una actualización de uno emitido en el 2016 y fueron impresionantes los avances en cuatro años o un poco menos.

Las monedas producidas por los diferentes bancos centrales bajo estos innovadores modelos pueden ser vendidas al mayor a las diferentes empresas y sin intermediarios, algo que es característico de la tecnología cripto.

En la actualidad hay varios bancos centrales haciendo uso de las tecnologías y monedas digitales como el de Bahamas, Camboya, Suecia, Japón, Tailandia, Singapur y demás.

El Banco Mundial, junto al Fondo Monetario Internacional, ha desarrollado una criptomoneda o, mejor dicho, cuasi-criptomoneda ya que la misma no tiene un valor real establecido aún. Esta criptomoneda ha sido creada bajo el nombre de Learning Coin o Moneda de Aprendizaje, la cual es usada dentro de las jurisdicciones de estos entes por parte de sus trabajadores para entender el funcionamiento de las criptomonedas y extrapolar su uso al mundo real y a la cotidianeidad. La obtención de estas monedas será al completar diferentes actividades, y así, intercambiarlas por diferentes recompensas.

De esta forma, planean encontrar métodos efectivos para hacer uso de estas tecnologías para realizar contratos inteligentes y combatir el lavado de dinero que se lleva a cabo con el dinero convencional en gran cantidad de partes del mundo.

Por otro lado, estas monedas digitales permiten la creación de sistemas de respaldo para proporcionar seguridad a los participantes ante delitos informáticos, fallos de red e incluso delitos informáticos que puedan poner en riesgo el capital de una persona natural o jurídica.

El Banco Mundial, en agosto del 2019, logró recaudar más de U$S 33 millones para la creación de su primer bono. Este bono fue creado bajo la tecnología blockchain para ser empleado de esta forma.

Eso hace que el Bond-i haya sido el primer bono en ser desarrollado, asignado, transferido y administrado bajo las diversas tecnologías de DLT.

En la actualidad cuenta con diversos administradores y participantes extranjeros, lo que demuestra la influencia de estas tecnologías en la actualidad y la animosidad de los diferentes sectores por emplear y aplicar estas tecnologías innovadoras a los diversos modelos económicos, ratificando que el futuro del mundo financiero está con el uso de las tecnologías aplicadas con Internet.

Mediante el uso de ese bono, el Banco Mundial planea combatir diversos problemas de educación y de pobreza extrema a nivel mundial ya que es una forma de asegurar que los recursos llegarán a su destino final sin ninguna alteración. Basado en esto se han organizado proyectos en los cuales aplicarlos, tanto en América Latina como en el resto del mundo.

El uso de las Central Bank Digital Currency (o CBDC) en América Latina tiene un potencial enorme para ser aprovechado. Es bien conocido que, en el continente, gran cantidad de personas adultas no poseen cuentas bancarias, pero que, en contraposición, si poseen un teléfono inteligente con acceso a internet. Esto hace posible el uso de monedas digitales por parte de una gran cantidad de latinoamericanos.

Con el uso de estas tecnologías o bloques de cadenas se sabe quiénes son las partes involucradas en una transacción y es una información que no puede ser modificada o alterada, por lo que sería fácil saber e identificar a todas las partes involucradas en una transacción y como se usó dicho dinero, lo que elimina la posibilidad de fraudes o desvío de capitales como los que ocurren en los diversos países de la región.

Por hacer mención de algunos ejemplos, en Brasil ya existen establecimientos y comercios que aceptan como método de pago diversos criptoactivos, así como en Colombia y Perú el uso de las mismas en el mercado está en aumento. Así mismo, Brasil se encuentra realizando diferentes investigaciones para profundizar en el uso de DLT como medida de seguridad de las transacciones e incluso para compartir información y datos dentro de las entidades gubernamentales y privadas que se encuentren relacionadas entre sí.

En Chile se encuentra una comunidad de criptomonedas muy activa y en Argentina el uso de las mismas se sigue expandiendo sin que existan ningún tipo de leyes que acechan a los comerciantes o industrias implicadas, lo cual es un signo muy positivo.

Argentina es uno de los países líderes de la región latinoamericana en cuanto al uso de los criptoactivos y esto dado que, a finales de 2019, se dio a conocer que gran cantidad de entidades bancarias argentinas están evaluando y estudiando el uso de monedas digitales para sus transacciones.

Representado un gran salto hacia el futuro, donde las entidades bancarias que aún no se suman al proceso de cambio deben recordar que la creación de sus modelos actuales hace décadas costó mucho dinero, y que en la actualidad deben mirar no al presente, sino al futuro, donde el blockchain tomará mucho más peso que el que posee en hoy.

Los pagos, los créditos, la creación de activos del mundo real en uno digital y más son varios de los procesos que se pueden llevar a cabo con el uso del blockchain. Estas tecnologías traen consigo la descentralización de los procesos, así como una mayor rapidez y reducción de los costos de las operaciones.

Es por ello que muchas entidades bancarias argentinas en la actualidad buscan comprenderse mejor a sí mismas y a sus clientes, como el estudio de las tecnologías para dar inicio al proceso de cambio e implementación de las tecnologías de bloques de cadenas, con todos los riesgos que esto pueda traer, pues esto será la clave del éxito del mañana.

Con esto, la descentralización de las operaciones comerciales en Argentina está cada vez más cerca, lo que permitirá a las personas obtener créditos y pagos más rápidos y seguros, por lo que la evolución de los proyectos será también más acelerada al no tener que esperar mucho tiempo en procesos de identificación engorrosos y largos, ya que aunque la tecnología blockchain aún está en estudio y desarrollo, está claro el éxito que representarán en el futuro para Argentina, América Latina y el mundo.

Dejá un comentario