Shoppings: “Dos meses más sin abrir sería una catástrofe para el sector”

22 de julio, 2020

CABA

El 25% de los locales que operan en un shopping center cerraron definitivamente a causa de la inactividad, que comenzó a regir el 20 de marzo cuando el Gobierno decretó el inicio del aislamiento social preventivo y obligatorio.

Si los centros comerciales continúan sin abrir sus puertas en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la medida pone en riesgo 50.000 puestos de trabajo. Así lo afirmó ayer la Cámara Argentina de Shopping Centers (CASC). “Si nos hacen esperar hasta septiembre, los shopping centers podrían reabrir vacíos. Desde el inicio del confinamiento se ha registrado el cierre definitivo de al menos 25% de los locales”, señaló la CASC en un comunicado.

La entidad agregó: “Los cierres de los locales alquilados podrían redundar en enormes pérdidas económicas y de unos 50.000 puestos de trabajo, de no anticiparse los plazos de reapertura previstos por las autoridades”.

La cámara, que presentó protocolos de seguridad sanitaria a las autoridades nacionales, provinciales y municipales, observó que “hemos vuelto a ser discriminados al momento de determinar los comercios que pueden volver a la actividad”, en referencia al último anuncio realizado sobre la flexibilización de la cuarentena.

“No comprendemos cuál es la razón por la que se autoriza la apertura de comercios de calle y galerías comerciales y al mismo tiempo se continúa sin permitir el funcionamiento de los shopping centers”, dijo Mario Nirenberg, Gerente General de la CASC.

Además, resaltó que el 90% de los shoppings centers son pymes y que son “negocios prácticamente familiares”, ya que apenas el 25% de los casi 100 centros comerciales que funcionan en el país son de grandes empresas. “El resto fueron construidos y son mantenidos con gran esfuerzo por pequeños y medianos constructores o desarrolladores inmobiliarios, que generan decenas de miles de empleos en todo el país”, remarcó.

“Nadie ha podido explicarnos fundadamente por qué tenemos que esperar hasta una fecha indefinida, pero que en ningún caso parece ser en un lapso menor a dos meses. Dos meses adicionales de cierre son la confirmación de la catástrofe para el sector y una discriminación inentendible”, sentenció Nirenberg.

En el AMBA, Bahía Blanca y Mar del Plata funcionan cerca de 50 centros comerciales, que emplean en su conjunto unas 50.000 personas. “Todos esos puestos de trabajo están en riesgo sin necesidad: permitir la reapertura de los shopping centers, bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria, no representa un peligro para la salud pública”, concluyó la CASC.

Dejá un comentario