Otras dos empresas se van del país: ambas del sector automotriz

2 de julio, 2020

En el marco del cierre de muchas empresas en el país, especialmente medianas y pequeñas, y de los anuncios de algunas del cierre de operaciones en Argentina, ayer se conoció la baja de otras dos compañías en el mercado local. Se trata de la alemana Basf y la estadounidense Axalta, dos de las principales compañías productoras de pinturas para el sector automotriz, un rubro que viene muy afectado desde antes de la crisis de la pandemia, lo cual se incrementó a partir de la cuarentena.

Según informó Axalta a través de un comunicado, la compañía abandonará completamente sus operaciones en Argentina a causa de la crisis local, lo que implica el cierre total de su base en el país, cuya fábrica y oficinas administrativas están ubicadas en la localidad de Escobar, provincia de Buenos Aires, donde trabajaban aproximadamente unas cien personas, según fuentes del sector.

“A pesar de que buscamos ejecutar todas las posibilidades a nuestro alcance para mantener nuestras operaciones en el país, la evolución de la pandemia ha sido insostenible para nuestro negocio en Argentina”, explicó la empresa, cuya planta había sido inaugurada hace sólo tres años, en enero de 2017, para lo cual realizó una inversión de US$ 18 millones.

En tanto, la compañía Basf, que tiene 70 años de presencia en el país y que además se dedica a la producción de químicos para el cuidado personal y del hogar, informó su decisión de cerrar su planta ubicada en la localidad de Tortuguitas, partido de Malvinas Argentinas y trasladarla a la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en Brasil. Lo hará el próximo año.

No obstante, la empresa aclaró en su comunicado que no abandonará el mercado argentino: a pesar del cierre y traslado de la planta productiva, la compañía continuará con sus operaciones de comercialización y distribución en la plaza local, tanto para el rubro de las pinturas para autos como para el de los químicos.

“La relocalización de la producción de pinturas automotrices OEM responde a un cambio de estrategia que busca optimizar la producción a nivel regional”, justificaron desde la compañía, que según indicaron afectará a 60 trabajadores.

Según fuentes del sector, el cierre de la planta de pintura de Basf ya había sido decidida desde antes de la crisis por la pandemia por parte de las autoridades de la compañía. Además, indican que la decisión no está impulsada sólo por el mal desempeño de la economía argentina, sino también por el exceso de capacidad ociosa de su planta en Brasil.

“Allá son más competitivos y ya nadie tiene expectativas de que la demanda vuelva a los niveles de hace unos años, cuando Brasil llegó a producir casi cuatro millones de vehículos”, explicaron las fuentes, según consignó el diario Clarín.

De acuerdo con las mismas, estas dos plantas son las únicas que abastecen desde el país a las terminales automotrices locales. A pesar de que no cubren la totalidad de la oferta de las terminales, ya que desde antes de la crisis por el coronavirus dichas terminales también importan pintura desde otros destinos, como Brasil, la salida estas dos compañías del país dejará al mercado sin proveedores locales de este insumo.

La Asociación de Fabricantes Automotores (Adefa) difundirá mañana el dato de la producción automotriz correspondiente a junio. Según el último reporte de la entidad, en mayo la producción nacional de vehículos fue de 4.802 unidades, lo que significó un desplome del 84,1 % respecto al registro del mismo mes del año pasado. En abril, la producción cayó 100%, ya que la producción de autos fue cero (0) debido al cierre temporario de las fábricas por la cuarentena.

***

Repudio de Frederic y proyecto de Massa

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) alertó ayer que en lo que va del año ya suman 60 silobolsas que fueron vandalizadas en diferentes puntos del país, lo cual ha sido acompañado de otros casos de violencia hacia el sector como casos de abigeato, incendios intencionales, robo de maquinarias y asesinatos a productores. “En los 60 casos aproximadamente al día de hoy de roturas de silobolsa, de acuerdo a información del Departamento Económico de CRA, se estima que en total son 5.700 toneladas las que han sido dañadas”, indicó la entidad, que estimó que “en cada intento de recuperar el grano se pierde 15% del mismo”, a lo cual hay que sumarle “que alrededor de 870 toneladas quedan sin poder recolectarse nuevamente”. Por su parte, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, manifestó ayer su “repudio categórico a todos esos actos de vandalismo”. “Vamos a reactivar un área específica dentro del ministerio para esta problemática, que requerirá información georreferenciada y judicializada”, afirmó la funcionaria. Asimismo, Sergio Massa, titular de la Cámara Baja, presentó un proyecto con el objetivo de frenar la destrucción del trabajo argentino. “Hemos presentado un proyecto de Ley para que el daño a cosechas, silos o tolvas sea considerado como ‘vandalismo rural’ y los autores sean penados con condenas de hasta 5 años de prisión”, dijo en Twitter.