Moneda, Estados y divisa mundial

2 de julio, 2020

divisas pesos bancos monedas economía

Por Silvio Guaita Economista

Una interpretación sobre el origen de la moneda o del dinero actual es que este último es una creación de los Estados. Es decir, es producto del poder de los mismos para, en primer lugar, establecer el activo en el cual se deben realizar transacciones en el mercado, especialmente el pago de impuestos y, en segundo lugar, para emitir el activo libre de riesgo de default.

Notar que el año pasado Argentina entró en default por el no pago de deuda en su propia moneda (pesos) por decisión política y no por incapacidad económica o técnica.

Del mismo modo sucede a nivel internacional. Actualmente, un país, Estados Unidos, pudo imponer su moneda como unidad de cuenta para las transacciones internacionales, particularmente las de commodities esenciales como el petróleo, por ejemplo y las de ciertos contratos financieros, particularmente los de su deuda externa.

Notar que el mercado y/o bancos centrales podrían demandar euros, yenes y/o yuanes en concepto de activos de reserva o activos libre de riesgo pero, aun en ese caso, si Estados Unidos conservase las dos capacidades mencionadas, el dólar aun seguiría siendo la moneda mundial.

La consecuencia fundamental de esta capacidad de fijar la divisa transaccional libre de riesgo a nivel global es que Estados Unidos no posee una restricción externa o de balanza de pagos. Es decir, esta última puede ser siempre negativa en el largo plazo, ya que el tesoro puede monetizar no solo el déficit fiscal sino también el comercial y el déficit de cuenta corriente

De este modo, los sucesivos incrementos de los déficits mencionados no reflejan debilidad, sino el poder y fortaleza del Estado de dicho país para mantener tal excepcionalidad de forma sostenida. Para poner en perspectiva, según datos del Banco Mundial desde 1982 a la fecha, solamente en 1991 el resultado de la cuenta corriente de los Estados Unidos fue positivo. }

En conclusión, mientras Estados Unidos sigan tomando mayoritariamente deuda externa en su propia moneda y sus instituciones estén dispuestas a proveer al sistema mundial de un activo libre de default, que a su vez es el necesario para la comercialización de commodities fundamentales, como mencionó antiguamente el político estadounidense John Conally el dólar seguirá siendo la moneda estadounidense pero el problema mundial.

Dejá un comentario