Los bonos del Tesoro de EE.UU. llegaron a Ethereum

16 de julio, 2020

Por Gonzalo Martínez Mosquera Embajador de Algorand

Para aquellos que no sepan nada de criptos, Ethereum es una blockchain, una especie de archivo en la nube (**) que ningún ente centralizado maneja sino que de alguna manera se autoactualiza con todas las transacciones que en él se registren.

¿Qué se puede registrar en ese “archivo en la nube”? Lo que quieras. Por ejemplo representaciones de activos del “mundo real” como podrían ser dólares, acciones o en este caso…bonos del Tesoro. A esas representaciones las llamamos “tokens” y aparte de registrarlos también se pueden transaccionar para comprarlos, venderlos o simplemente transferirlos. Lo único que hace falta es una billetera virtual que se baja en el teléfono y que da acceso a interactuar con la blockchain vía Internet.

Arca Funds, un administrador financiero especializado en criptomonedas con base en Los Angeles obtuvo, después de 20 meses de idas y vueltas, la aprobación de la SEC (regulador en Estados Unidos) en la famosa “Investment Company Act of 1940” para poder emitir (registrar) y vender esos bonos a través de Ethereum.

¿Cómo funciona? Arca tiene los bonos en su poder y quien desee comprar los bonos debe transferir los dólares a aquellos y este devuelve el título valor, que en vez de estar registrado en un ente centralizado, estará disponible en Ethereum.

Arca usará el Fifth Third Bank, un banco importante del Estado de Ohio para que haga la custodia y a DTAC LLC como su agente de transferencias.

La idea es que el hecho de tener la propiedad del bono del Tesoro en una blockchain simplifique el proceso de transferencia entre usuarios eliminando intermediarios de manera de bajar costos y tiempos, y por qué no el acceso de información privilegiada respecto a lo que ocurre en el mercado.

Incluso uno podría empezar a usar los bonos del Tesoro como dinero transaccional, haciendo pagos en bonos en vez de con dólares. De hecho, operativamente no hay gran diferencia entre un bono del Tesoro y las reservas de los bancos en el banco central. Los bonos no son más que una caja de ahorro de los bancos en la autoridad monetaria y la otra una cuenta corriente. Tal vez, de hecho, ahora se vuelva más obvio no debemos preocuparnos por el supuesto escándalo que representa la “enorme” deuda del Tesoro de Estados Unidos.

En principio, Arca no va invertir en cualquier tipo de bonos sino sólo en activos de corto plazo, los conocidos como Treasury Bills y Treasury Notes. Hoy estos están generando un rendimiento cercano al 0% lo cual, en definitiva, los asemeja a un dólar común y corriente. Recordemos que ya existe la posibilidad de “tener” dólares en una blockchain (no solo en Ethereum, sino también en otras como Algorand) gracias a las ya famosas stablecoins.

¿Quién y cómo puede comprar esos bonos sobre Ethereum? En Ethereum cualquiera puede participar. Sin embargo, como estos tokens son representaciones de activos en el mundo real y al ser emitidos por un ente central, este puede reservarse el derecho de censurar a algún participante, por ejemplo, por sospechar que se trate de lavado de dinero o financiamiento de terrorismo.

De hecho, recientemente se conoció que USDc, la segunda stablecoin más importante con aproximadamente U$S 1.000 millones en activos, congeló los fondos de un usuario con US$ 100.000 en tokens.

Generalmente, el protocolo para la creación de aquellos tokens es el más conocido en Ethereum llamado ERC-20. En el caso de los bonos de Arca, en cambio, serán lanzados en un protocolo denominado ERC-1404 que fue especialmente diseñado para este tipo de emisiones y que agrega más funcionalidades a la hora de restringir el envío de tokens sólo a direcciones que se encuentren previamente autorizadas por el emisor.

Este punto fue fundamental para la aprobación de la SEC y no sería raro que allane el camino para una explosión de emisión de activos financieros con rendimiento en las distintas blockchains.

Para poder hacerse de los bonos uno deberá, por tanto, haber sido previamente aprobado por Arca. Esto debiera permitir el acceso a la compra de los bonos directamente a través de Ethereum, por ejemplo, contra el envío stablecoins mencionadas anteriormente.

Incuso en Ethereum existe la posibilidad de comprar activos en Uniswap, una especie de broker “en la nube” que no es manejado por un ente central pero a donde uno puede enviar sus tokens e intercambiarlos por otros libremente.

Para interactuar directamente con Arca y hacerse de fondos “reales”, uno podrá redimir los tokens en forma trimestral. Esta condición es similar a la que impondría Libra (la stablecoin de Facebook), en caso de ser lanzada, y tiene probablemente que ver con el riesgo en la variación del precio del activo entre la redención del token y la venta del bono en el mundo real por parte del emisor.

¿Cómo es transaccionar en Ethereum? Ethereum es relativamente nueva y, por lo tanto, las aplicaciones montadas sobre esa red pueden por ahora no ser suficientemente “user friendly” para alguien que no esté acostumbrado al mundo de las criptomonedas.

Por ejemplo, es importante saber que para poder comprar un bono de Arca a través de la blockchain no sólo hace falta transferir los fondos (por ejemplo, una stablecoin) sino que además es necesario contar con la criptomoneda nativa de la red llamada Ether para poder pagarle a los mineros que mantienen el sistema.

Por otro lado, como Ethereum funciona sobre una tecnología denominada Proof of Work (igual que Bitcoin) suele pasar que la red se congestione y que se vuelva lenta y cara.

La comunidad de Ethereum está trabajando para pasar a otra tecnología llamada Proof of Stake, lo cual haría que las transacciones fueron mucho más rápidas y baratas.

Esta transición representa dos riesgos importantes. En primer lugar, Proof of Stake no pareciera, a priori, tener la misma seguridad que la tecnología actual. Aún no ha sido realmente puesta a prueba y representa una incógnita a futuro.

En segundo lugar, el sólo intento del pasaje podría representar un enorme riesgo en sí mismo. Pensemos que estamos hablando de un mundo descentralizado y, por lo tanto, no hay nadie que mande. Es un enorme desafío de consenso o lo que en el criptomundo se podría denominar un super “hard fork”. El mismo se dará en varios pasos y debería comenzar a fines de 2020 o durante el 2021.

Conclusión

El lanzamiento de bonos del tesoro sobre Ethereum es un hecho muy relevante en sí mismo pero sobre todo porque puede representar el puntapié inicial de algo mucho mayor. El acceso potencial sin intermediarios, que entorpezcan con burocracias y comisiones, a activos financieros que generen rendimientos a cualquiera con un celular y acceso a Internet.

¡A estar atentos a futuros lanzamientos similares!

(*) Embajador de Algorand

(**) En realidad decir “en la nube” es incorrecto técnicamente pero ayuda a entender.