La cuarentena duplicó la caída del empleo privado: -5,3% en abril

6 de julio, 2020

industria maderera trabajo REFORMA LABORAL prevención

Hasta abril, la evolución del empleo registrado acumuló veinte meses consecutivos con resultados negativos en la comparación interanual. Aunque durante el cuarto mes del año la caída del empleo privado se ubicó en más del doble respecto a las bajas interanuales que se venían registrando en los meses anteriores. Así se desprende de los registros del Ministerio de Trabajo, que exponen que las medidas oficiales para contener el empleo no lograron impedir del todo la contracción en el primer mes completo de cuarentena.

Los datos del ministerio indican que en abril se contabilizaron 12.118.700 de trabajadores totales registrados en el país, que representa una caída de 1,6% en comparación con marzo en la medición desestacionalizada, lo cual implica casi 186.000 empleados registrados menos. Respecto al mismo mes del año pasado, el empleo total en abril presentó una baja de 3%, lo que implicó 364.000 empleos menos.

Los registros oficiales indican que, mientras en abril el empleo público volvió a crecer (1% interanual), la pérdida del empleo se concentró en el sector privado. Los asalariados privados, que con el descenso de marzo perforaron el nivel de los seis millones de trabajadores, en abril cayeron 2,2% respecto al mes previo en la medición desestacionalizada, siendo la mayor caída mensual desde 2002, la cual significó la pérdida de 128.300 empleos. En comparación con abril de 2019, la contracción fue de 5,3%, lo que implica 321.800 asalariados privados menos.

Por su parte, los monotributistas, que durante el primer mes del año totalizaron 1,55 millones, tuvieron una baja mensual de 2% en la medición desestacionalizada y frente al mismo mes del año pasado mostraron una contracción de 1,3%. Los autónomos disminuyeron en abril 2,6% respecto a marzo y cayeron 6,5% respecto al mismo mes del año pasado.

En tanto, los empleados de casas particulares, que durante los últimos años venía registrando un aumento sostenido todos los meses en la medición interanual, se evidenció en abril una caída de 2,1% respecto a marzo y una baja de 4% en relación a abril de 2019, por lo que los registros en esta categoría volvieron a ubicarse por debajo de la marca de los 500.000 trabajadores que había alcanzado el año pasado.

A nivel sectorial, la caída del empleo asalariado fue generalizada. Las mayores caídas interanuales se presentaron en las actividades de la construcción (-28,3%) y en la de hoteles y restaurantes (-11,2%), seguido por la pesca (-5,6%); Servicios comunitarios, sociales y personales (-4,4%); industrias manufactureras (-4,1%); transporte, almacenamiento y comunicaciones (-4,1%); comercio (-3,2%). La única actividad que presentó una variación levemente positiva fue la de servicios sociales y de salud, con un alza interanual de 0,1%.

Estimado de mayo

A la espera de las estadísticas oficiales de empleo registrado correspondiente a mayo, la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) elaborada por el Ministerio de Trabajo estimó que el empleo privado durante el quinto mes del año se mostró casi estable respecto a abril. En base a empresas de más de diez trabajadores en los aglomerados relevados, la encuesta indica que en mayo el empleo privado cayó 0,4% respecto al mes previo.

“Esta desaceleración de la contracción del empleo se relaciona con la reapertura de algunas actividades, además de las declaradas esenciales, y la adecuación en varios sectores y zonas geográficas, a las nuevas condiciones impuestas por la pandemia”, explicó el ministerio en su informe. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el estimado del EIL mostró el mes pasado una caída mucho más leve que la que finalmente se presentó.

Según el ministerio, al igual que en el mes anterior, la caída del empleo privado registrado en mayo se explica por la decisión de las empresas de no realizar contrataciones de personal. “Las incorporaciones de trabajadores se frenaron abruptamente, y las pocas que se efectuaron no alcanzaron a compensar las desvinculaciones que, si bien también se desplomaron en relación a sus registros históricos, lo hicieron en menor medida, produciéndose una brecha que se expresa en la variación neta negativa del empleo”, explicó.

Dejá un comentario