La ambigüedad genera dudas que hacen subir al dólar

17 de julio, 2020

Por Luis Varela

Ayer hubo dos medidas sindicales que provocaron una parálisis en el cotidiano argentino. Por un lado, casi la mitad de la población de la Ciudad de La Plata se vio impedida de utilizar los servicios de la obra social IOMA por un conflicto con el pago de salarios a los médicos. Y por otra parte, el gremio Camioneros bloqueó cuatro centros de distribución de Mercado Libre, presionando para que los distribuidores de esa empresa se afilien a ese sindicado.

Con la empresa encabezada por Marcos Galperín, que se fue a vivir a Uruguay hace semanas, advirtiendo que esa traba de camioneros bloquea la venta de decenas de miles de pymes que están comerciando sus propios productos. Con esas señales, sorprendió que el Presidente no le ordenara al Ministerio de Trabajo interceder para que IOMA y Mercado Libre pudieran seguir operando.

Un día después de que se conociera que junio tuvo la más alta inflación de la cuarentena, sin actividad y con tarifas congeladas, el Banco Central decidió seguir con las tasas de los plazos fijos congeladas en el 30% nominal anual y 34% efectivo. Y los inversores decidieron volcarse a la compra de dólares: salieron a hinchar los colchones, ya que la compra fue predominantemente en el mercado blue, que tuvo un salto de $3, a su mayor valor en dos meses.

En realidad, con rebrotes por el virus en todas partes (3.624 casos nuevos y 62 muertos en las últimas 24 horas en rgentina), en el exterior el dólar subió 1,1% en Chile, 0,4% en México y 0,3% contra el euro, el yen y la libra, pero bajó 0,7% en Brasil, pero en Argentina siguió mostrando señales de intranquilidad de parte de la población, que no puede imaginar qué pasará con la inflación si es que alguna vez se vuelve a vivir con normalidad, con la vacuna contra el Covid ya en condiciones de aplicarse.

Por eso, las cotizaciones del dólar marcaron la cancha, pero con una particularidad: probablemente para intentar calmar el impulso de inversores y ahorristas el Gobierno puso una pausa en el crawling peg, o microdevaluación oficial diaria. El dólar turista no cambió, siguió a $97,77 y el oficial continuó en $75,21. Pero el dólar blue saltó $3 pesos hasta $130. Con el dólar mayorista bajando 14 centavos hasta $71,22 pesos y con una suba de US$ 8 millones en las reservas del BCRA que hicieron que llegaran a US$ 43.357 millones. Al tiempo que el dólar MEP cedió 2 centavos hasta $112. El contado con liquidación subió 25 centavos hasta $113,62. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue se estiró hasta el 73% y la del CCL y el mayorista fue de casi 60%. Con otras monedas mixtas: medidas en pesos, el real subió 10 centavos hasta $13,38, la libra bajó 13 centavos hasta $89,59 y el euro bajó 14 centavos hasta $81,21.

El pesimismo por el rebrote del Covid 19 y la desconfianza por las emisiones sin fin de los bancos centrales provocaron un corrimiento hacia el rojo en las bolsas mundiales. Los índices de la Bolsa de Nueva York mostraron bajas, con los laboratorios firmes, pero con las aerolíneas y las firmas de turismo retrocediendo fuerte. Y también con bajas en las bolsas de la región, especialmente San Pablo y Chile, que enfrenta un gran momento de decisión por una reforma a sus fondos de pensión, la base de su mercado de capitales.

En la Bolsa de Buenos Aires el volumen operado siguió bajando: se negociaron otra vez menos de $1.000 millones y el índice Merval subió apenas, pero los ADR argentinos que operan en Nueva York tuvo predominio de bajas, apenas se salvaron Telecom y Edenor, que está presionando al Gobierno para que le mueva las tarifas, ya que en estas condiciones no podrá seguir ofreciendo provisión eléctrica confiable, por no poder contar con los insumos necesarios, ya que el cepo cambiario le impide importar elementos con normalidad.

Frente a eso, el tema deuda siguió totalmente estancada. Los bonos argentinos prácticamente no se movieron, operaron con bajo volumen, y el riesgo país siguió colocado en las alturas, a 2.343 puntos, dos mil puntos por encima del promedio de la región, a pesar de que Guzmán sigue ofreciendo ampliaciones en su propuesta a los bonistas.

Y por si la situación tuviera que enfrentar una nueva complicación, el ministro de Economía intentará realizar hoy un canje de bonos en dólares, ofreciendo bonos ajustables por CER, con pagos en la administración que sigue, en 2023 y 2024.

***

Cambia la cúpula de Citi Argentina

Citi Argentina anunció que su actual CEO, Julio Figueroa, ha sido promovido a CEO de Sud América, dejando así la dirección ejecutiva de la filial local. En su nuevo rol, Figueroa tendrá responsabilidad sobre las operaciones de Citi en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. En su lugar, Federico Elewaut asumirá como nuevo CEO de Citi Argentina. Elewaut comenzó a trabajar en Citi Argentina en 1990 y desde entonces ocupó distintos cargos en Brasil y Perú, donde fue CEO entre 2007 y 2011. Actualmente es director a cargo de la división de Servicios Transaccionales y Comercio Exterior para Argentina y Cono Sur. Su designación está sujeta a aprobación regulatoria por parte del BCRA.

Dejá un comentario